José Luis Álvarez-Castellanos Rubio/Coordinador Regional de IU-Verdes

La gentes de izquierdas son plurales y diversas, sin embargo necesita construir espacios unitarios de acción política para equilibrar la correlación de fuerzas necesarias en su lucha por mejorar las condiciones materiales de vida de la clase trabajadora, mejorar los servicios públicos y ampliar los derechos y libertades, en suma, en su lucha por una mayor igualdad y justicia social. La necesidad de una estrategia política de unidad popular parece pues, una cuestión obvia a pesar de las dificultades mostradas para su construcción muy frecuentemente por los partidos de este espacio político.

Esta ha de ser por tanto, una tarea permanente  de la izquierda que es necesario impulsar con las fuerzas políticas existentes en cada momento, y en las coyunturas electorales, esta necesidad se acrecienta de manera importante. Se tratade ganar espacio e influencia para cambiar las cosas desde el gobierno de las instituciones.

Esto es lo que hicimos, Izquierda Unida, Podemos y Equo junto con otros espacios de confluencia aliados, en las elecciones generales de 2016 dando como resultado un grupo parlamentario de 71 escaños en el ámbito de la izquierda transformadora, cosa inédita en nuestra historia democrática reciente. Y es lo que se ha pretendido reeditar de cara a las elecciones autonómicas y municipales de mayo, con el acuerdo firmado entre las tres formaciones políticas en mayo del año pasado.

Sin embargo no ha sido posible concretar este espacio de unidad para una candidatura autonómica en la región de Murcia entre Podemos, e Izquierda Unida. Y es que, el propio procedimiento de construcción de dicho espacio debe ser coherente con los objetivos que se propone, y es por ello que debe responder a cuatro características básicas: Uno, abierto tanto a partidos organizados como colectivos sociales y personas independientes; dos, unido por la elaboración colectiva de un programa con propuestas de cambio; tres, representado por una candidatura surgida de primarias abierta;  y finalmente un movimiento asambleario de base que participe en la aplicación e impulso de dicho programa a lo largo de la legislatura pero que también fiscalice al grupo institucional que ha de estar sometido, incluso, a revocatorio de sus cargos.

Podemos no comparte este modelo de construcción de espacios de unidad de la izquierda, por eso no ha sido posible llegar a un acuerdo con ellos (salvo en unos pocos municipios). Sin embargo, esta estructura de funcionamiento es la que permite la incorporación y participación de la pluralidad de la izquierda unida en torno a un programa común. Desde el respeto al proyecto político de cada formación integrante, se nutre de su riqueza y es capaz de canalizar la energía movilizada de una mayoría social que empuja el cambio político en nuestra región.

Este es el modelo de espacio de confluencia que hemos presentado públicamente en Murcia IU-Verdes y Anticapitalistas de la Región de Murcia, al que se suman también espacios municipalistas de la capital como Cambiemos Murcia. Pretende ser una herramienta de cambio político que se concretará en una coalición electoral de cara a las próximas elecciones autonómicas, al servicio de la mayoría social que sufre precariedad laboral, desempleo, deterioro y recorte de los servicios públicos (patrimonio real y único de la clase trabajadora), consecuencia de las nefastas políticas del PP durante 24 años de desgobierno.

Por ello, hacemos un llamamiento a las personas que quieren mantener los derechos conquistados, defender unas condiciones de vida dignas, defender los servicios públicos, defender un espacio habitable y limpio, feministas, ecologistas, para parar la ola conservadora que nos amenaza. Ahora toca movilizarse.