MARTA LÓPEZ PÉREZ. Enfermera/Centro de Día Mayrena-APCOM

El artículo 25 de la Convención de la ONU sobre Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce que “tienen derecho a gozar del más alto nivel posible de salud sin discriminación por motivos de discapacidad”, y deben poder acceder a servicios de salud “de la misma variedad y calidad” que los ofrecidos al resto de las personas, “incluso en el ámbito de la salud sexual y reproductiva”.

La calidad de vida incluye diferentes dimensiones que, de acuerdo a Schalock y Verdugo, son: bienestar emocional, desarrollo personal, relaciones interpersonales, bienestar físico, bienestar material, autodeterminación, inclusión y derechos. La calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual se compone de los mismos factores que son importantes para las personas sin discapacidad.

El concepto calidad de vida tiene un componente subjetivo relacionado con la satisfacción que la persona experimenta en relación con el nivel de cobertura de sus necesidades en el entorno que lo rodea: en el hogar, en la escuela, en el trabajo y, en definitiva, en la comunidad.

Numerosos estudios epidemiológicos afirman que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo tienen más probabilidades de tener problemas de salud como la obesidad, problemas cardíacos, respiratorios, etc. que otras personas.

Además, está demostrado que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo tienen más problemas que otras personas para acceder a servicios sanitarios, tanto de atención primaria como especialistas. También encuentran problemas para ser entendidos por los profesionales de salud, dificultando aún más el derecho a prestación de una asistencia sanitaria integral.

Estas desigualdades disminuyen la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

Desde Plena inclusión se facilitan numerosas guías para la formación de profesionales en la atención de personas con discapacidad para que la consulta con el médico sea más sencilla y agradable.

En el Centro de Día Mayrena y Vivienda de APCOM se realizan diferentes programas para que los usuarios perciban su salud como propia y puedan tomar decisiones sobre los distintos ámbitos de su vida, con el objetivo de promover la mayor independencia posible y la más completa calidad de vida. Se realizan gran variedad de actividades para que todos los usuarios encuentren alguna acorde a sus gustos y puedan sentirse participes y útiles. También se programan viajes y salidas para favorecer las relaciones y fomentar el desarrollo personal.

En definitiva, se realizan multitud de actividades para que los usuarios del centro exploten sus capacidades e incrementen su calidad de vida al máximo.

“No soy producto de mis circunstancias, soy producto de mis decisiones.”Steven Covey.