-Este año vivirá sus cuartas fiestas como alcalde, ¿cuáles serán los momentos más emocionantes?

Los caravaqueños disfrutamos las fiestas patronales desde principio a fin con intensidad y emoción. Como alcalde, vivo en primera persona muchos momentos especiales, como la tradicional ofrenda de la Bandeja de Flores a Vera Cruz, que tengo el honor de realizar en nombre de todo el pueblo de Caravaca. Este momento clave de la mañana del 2 de mayo tiene lugar antes del ritual de la Bendición de las Flores.

Este año los Caballos del Vino también los disfrutaremos con especial emoción, pues el próximo año 2020 serán la candidatura que represente España en la cumbre de la UNESCO. Estamos en la recta final de una carrera que seinició hace cerca de una década y que se prolonga hasta nuestros días para conseguir la merecida declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Tenemos la inmensa suerte tener unas fiestas cargadas de sentido y simbolismo, fruto de una larga tradición centenaria, donde cada uno de sus actos tiene un significado histórico o religioso. Llevarlos a cabo con el mayor respeto y rigor es nuestra responsabilidad. Gigantes y Cabezudos, Caballos del Vino, Moros y Cristianos son festejos de gran raigambre, que complementan y arropan los actos litúrgicos que en honor a la patrona.

-La ciudad vivirá sus días más especiales de cada año, ¿qué destacaría de los preparativos?

Las fiestas Caravaca de la Cruz tienen detrás un engranaje organizativo complejo, en el que están directamente implicadas cientos de personas. Lo que acontece cada año durante los primeros cinco días de mayo es una feliz realidad gracias al esfuerzo de muchas personas, ya sean cargos festeros, profesionales o voluntarios. Los tres bandos, Comisión de Festejos, Cofradía y Ayuntamiento trabajamos coordinados, cada uno desde nuestras competencias, para que todo esté a la altura de lo que la ciudad merece.

El Ayuntamiento realiza un gran esfuerzo para coordinar todos los dispositivos, prestando especial atención a la seguridad y a otros aspectos como la limpieza o el adecuado mantenimiento de los espacios públicos. Afrontar las necesidades en materia de infraestructuras y servicios es todo un reto por la cantidad de personas que congregan y los numerosos escenarios que abarcan. Es cierto que las fiestas no serían posibles sin el esfuerzo personal y colectivo que todo el pueblo hace, pero agradezco especialmente a quienes con su profesionalidad renuncian al divertimento y garantizan que todo se desarrolle tal y como esperamos.

-Durante los últimos años se ha insistido en la necesidad de conciliar la diversión y la necesidad de descansar, ¿qué balance ha hecho de este reto? 

Hemos de ser conscientes que nuestra diversión no puede ser motivo de desesperación para otros: mostremos, por tanto, nuestra mayor consideración para aquellas personas que por razón de trabajo, edad, enfermedad u otras razones personales no participan de las celebraciones nocturnas, garantizándoles su derecho al descanso. El periodo que se avecina está cargado de celebraciones, de convivencia y reencuentro con familiares y amigos, de alegría general. Estos momentos de gran diversión no deben estar reñidos con el orden; con el respeto a los horarios y a los itinerarios previamente establecidos.

Aunque queda camino por recorrer y aspectos por mejorar en este sentido, el balance que hago de este aspecto es muy positivo, puesto que hemos dado un gran paso adelante con la apertura del Recinto Festero, junto a Salones Castillo de la Cruz.

– ¿Qué cree que supondrá la apertura del recinto festero para las fiestas?

Con el denominado Recinto Festero ganamos en convivencia festerayen seguridad y también garantizamos el derecho al descanso de la mayoría de los vecinos. Es una actuación necesaria y largamente demandada que se materializa este año y que nos permite contar con un espacio acotadodonde concentrar las celebraciones nocturnas que se producen durante las fiestas patronales.

Además de las mejoras en materia de seguridad y convivencia vecinal, contar con este recinto conlleva otras ventajas, como por ejemplo, la mejora en la limpieza, al concentrar en un mismo espacio a colectivos festeros y evitar la dispersión de los denominados refugios por el casco urbano.

– ¿Qué es lo que más le preocupa de estos días de fiesta? 

Lo que más preocupa siempre es que no tengamos que lamentar ningún accidente. Son unas fiestas con un nivel alto de riesgo, puesto que concentran a miles de personas y durante el 1 y 2 de mayo hay sesenta caballos en la calle. Contamos con dispositivos preventivos y con un Plan de Emergencias que cada año cumplen perfectamente  su función.

El comportamiento siempre suele ser ejemplar, pero la seguridad es un aspecto que siempre debe estar en la mente de todos, vecinos y visitantes.  No hay que provocar innecesariamente momentos de peligro. La alegría y la precaución tienen que ir siempre de la mano, de manera que nada empañe estos agradables días de esparcimiento.

Agradezco, por tanto, a quienes con su profesionalidad consiguen que todo se desarrolle tal y como esperamos. Nuestro reconocimiento a quienes velan por nuestra seguridad y salud: Policía Local, Guardia Civil, Bomberos, profesionales sanitarios del Hospital Comarcal del Noroeste; asociaciones de Protección Civil y Cruz Roja. Gracias también al personal de limpieza y, por supuesto, a los trabajadores del servicio de mantenimiento y electricistas municipales que, con su labor más allá de horarios establecidos, consiguen dotarnos de las infraestructuras necesarias para estos acontecimientos.

– ¿Qué le pediría a los festeros, tanto caballistas como moros y cristianos?

Creo que no me equivoco cuando afirmo que los momentos tan especiales que vivimos estos días son la mayor expresión de identidad que como pueblo tenemos. Por este motivo, pido que seamos respetuosos y no propiciemos comportamientos que ofendan y desluzcan nuestras fiestas. Caravaca siempre ha sido modélica en este sentido, pero hay recordarlo para que no haya ninguna excepción en este sentido.

-Las Fiestas de la Vera Cruz son parte del atractivo turístico de la ciudad, ¿Siguen llegando turistas y peregrinos?

 Por supuesto que sí. Nuestras fiestas están declaradas de Interés Turístico Internacional y son uno de nuestros principales escaparates al exterior, con una gran repercusión mediática. Hasta Caravaca llegan turistas de toda España y de numerosos países extranjeros, que son magníficamente atendidos por los trabajadores del departamento municipal de Turismo, el que cual se refuerza durante las fiestas.

-¿Qué acciones se han llevado a cabo, o se tiene previsto realizar, en el patrimonio artístico e histórico de la ciudad?

Actualmente se está acometiendo la restauración de la fachada delmonasterio de Santa Clara y también está prevista la restauración de la fachada norte, sur y este de la Iglesia Parroquial de El Salvador. Estas actuaciones cuentan con una financiación de 260.000 euros, asumida por la Fundación Camino de la Cruz, a través del Grupo Postres y Dulces Reina, Limcamar, Café Salzillo, Grupo Fuertes y el Instituto de Turismo de la Región de Murcia.

Por otra parte, recientemente han sido aprobados los proyectos presentados por el Ayuntamiento de Caravaca para la restauración de la portada y las cubiertas de la Basílica de la Santísima y Vera Cruz mediante el programa ‘1’5% Cultural’ del Ministerio de Fomento. El presupuesto total es de 690.000 euros y el 25% será sufragado por el Consistorio.