JAIME PARRA

Estas son las primeras fiestas que Mari Carmen López Navarro vivirá como Hermana Mayor de la Cofradía de la Vera Cruz.

Antes fue presidenta y vicepresidenta de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa.

Su vínculo con las fiestas de Caravaca de la Cruz la ha llevado a participar en muchos proyectos vinculados con ella, es hermana, madre y abuela de reyes, sultanes y amazonas.

-¿Le costó mucho presentarse al cargo de Hermana Mayor?

-Tanto tiempo lo he pensado, ya que ha sido una ilusión toda mi vida, que en decidirme a presentar la candidatura solo tardé diez minutos.

Mi familia siempre estuvo ligada a las Fiestas en honor a la Cruz, tanto a la parte festera como a la cofrade, siendo mi padre secretario de Comisión de Fiestas con Diego Giménez Girón, padre de la anterior Hermana Mayor.

Muchos amigos me habían animado a presentarme, entre ellos Paco Pim, por el que siento gran respeto, así que el decidirme fue fácil.

– ¿Qué buscó en su junta?

– Busqué personas lógicamente de fe, implicadas, con capacidad de trabajar en equipo, que cada una entendiera de su responsabilidad. De momento cumpliendo todo lo que nos hemos planteado.

-¿Cuáles fueron los objetivos que se marcó?

– Uno de los principales ha sido el seguir insistiendo en los años interjubilares, con un mensaje a todas las parroquias de España que cualquier día del año, viniendo en grupo, se puede conseguir el jubileo en  Caravaca.

Realizamos un hermanamiento con el Cristo del Rescate.

Como nuestra obligación es conseguir cada vez más hermanos cofrades, hemos realizado un vídeo muy bonito que espero tendrá éxito.

Hemos adecentado la Casa de la Cruz.

Y  para la procesión de la Santísima Cruz se ha mejorado mucho a Santa Elena. Yo veía a Santa Elena por detrás de la categoría de la procesión y se ha restaurado el carro antiguo de la Santa Cruz para ella.

El montaje del Templete, que es un espacio importantísimo, y queremos darle otro arreglo con cortinajes nuevos. Estará mucho más engalanado el 3 pero también el día del pregón. Cuidaremos mucho los detalles en torno a los ritos de la Cruz.

¿Saldrá con la bandeja de flores desde el Monasterio de San José?

Como se hizo toda la vida.  Pienso que hay que continuar las tradiciones. En lo personal, vivo enfrente y quiero que mi madre, que tiene 96 años, me vea salir de San José con la bandeja de flores.

-¿Cómo se decidió que Mariano García Esteller fuera Cofrade de Año?

– Reúne todos los motivos. Lo extraño es que no lo haya sido antes. Como también que Pedro Guerrero no haya sido pregonero. Reúnen todas las cualidades, aunque yo los definiría con un “son personajes caravaqueños en todos los sentidos, de los que cada vez quedan menos”.

¿Qué espera entonces del pregón?

-Desde el Templete, con la experiencia que tiene y el corazón que le echará, espero un espectáculo.

– ¿Por qué es necesario hacerse hermano de la Cruz.?

Tenemos que mantener, y mejorar si es posible, el patrimonio de la Cruz. El castillo tiene muchos gastos, once trabajadores, incluido el cura… La tienda de recuerdos es un recurso importantísimo pero no nos llega. La cuota de hermano mayor es bajísima, solo 6 euros, 3 los niños; somos casi 6.000 cofrades. Pero cada festero debería ser un hermano cofrade; eso es lo que nos gustaría.

-¿Cuáles son sus momentos favoritos de las fiestas?

Los rituales, que son lo más importante. Hay momentos muy íntimos como la llegada de la santísima cruz a las Claras. Caer los pétalos de rosas sobre la santísima cruz; recibir de la madre superiora la bandeja de flores; el ritual del vino y las flores, al que invito a quien no lo conozca, a asistir. Que el pueblo entienda que se hace una ofrenda en nombre de todo el pueblo a la Santísima Cruz. Ese ritual es un gran desconocido.

Sacar la bandeja de flores y que me vea mi madre con ella. Lógicamente el Baño. El poder tocar el agua bendita ese momento.

La misa de los conjuros que es en abril y septiembre o primeros de octubre. Aunque es pequeña la capilla, el invitar a que asistan a ese ritual que me gustaría darlo a conocer.

Tengo la suerte y el honor de vivir tantos momentos especiales que se me hace difícil.

– Un deseo para los caravaqueños

Que lo pasemos bien, con sentido común y respeto entre todos, y todos somos hermanos de la Cruz, estemos dentro de Cofradía o no, que la Santísima Cruz nos bendiga a todos