Fue la fiesta del periodismo en las comarcas del Noroeste y Río Mula. Este semanario concluía los fastos de su vigésimo aniversario con una gala en la que reconoció a personas, colectivos y asociaciones.

Discurso del presidente Fernando López Miras

Discurso del presidente Fernando López Miras

Aunque fue una fiesta, era de periodistas, así que comenzó con una noticia de las que ocupan portadas: un grupo de antiguos trabajadores compra Conservas Fernández, que reabrirá en Calasparra.

Una noticia, en boca primero del alcalde anfitrión, José Vélez, y después del presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, que hubiera levantado los primeros aplausos, si antes no lo hubiera hecho la Big Band del Conservatorio o el vídeo proyectado en el escenario que mostraba los innumerables encantos de Calasparra, entre ellos el Santuario de Nuestra Señora de la Esperanza, que, cedido para la ocasión por la presidenta de la Mayordomía, Fulgen Sánchez, sirvió como escenario de la gala.

Un escenario adornado para la ocasión por la floristería caravaqueña Flores Silvestres con flores cedidas por CanaraFlor.

Conducía el acto la periodista y directora de Radio Calasparra, María José Gomariz, quien, antes de comenzar la entrega de los reconocimientos (obra de Arturo López Abellán),  dio paso a José Vélez, alcalde de Calasparra, que destacó este semanario como “un medio de comunicación que nos une y pone sobre el papel todas nuestras bondades. Pero también nuestras exigencias como ciudadanos, que es a la vez crítica y alabanza de todo aquello que nos afecta más directamente, que nos informa de todas las cuestiones que nos atañen”.

Un semanario, continuó, que ha “contribuido enormemente a acrecentar el apego a nuestras raíces y nuestra identidad. Ha servido para comprobar que son más las cosas que nos unen que las que nos separan. Que en los habitantes de ésta nuestra querida comarca, subyace un inmenso talento, un corazón emprendedor y un espíritu de superación increíbles. Que tenemos más cosas en común de lo que creíamos y que, juntos y unidos, podemos hacer cosas muy interesantes y beneficiosas para todos nuestros vecinos”.

Tras él, uno a uno fueron subiendo al escenario los premiados; la primera, Mar Blázquez, que recogió el premio de manos del ceheginero, Nicolás de Maya (premiado en al anterior edición) en nombre de su padre Domingo y de toda su familia, artistas moratalleros de la que generación tras generación nace nuevo talento.

Tras ella, Diego Boluda en nombre de la plataforma Mula por su Castillo, quienes desde 2015 han logrado unir a miles de muleños en el objetivo de recuperar para Mula su castillo. Aunque ellos, más modestos han declarado: “Desde la Plataforma queremos decir que este reconocimiento es del Pueblo de Mula. Nosotros somos la cara visible, pero detrás tenemos todo un pueblo que nos apoya y anima a seguir luchando en pos de nuestro Castillo, va por todos vosotros”.

En estos años, tras su Asalto y Abrazo, a pesar de los cambios en política (han pasado tres titulares de Cultura, la última, Miriam Guardiola, asistió a la gala),  ya solo un 11,11 por ciento de la propiedad se encuentra en manos privadas y a la vuelta del verano se espera que se ejecute el Plan Director para el Castillo. Recibieron el premio de manos de Fulgen Sánchez, presidenta de la Mayordomía.

Tras los muleños, Diego y David, pasado, presente y futuro de Telecaravaca, recibieron el reconocimiento de manos del director de El Noroeste, Jaime Parra, tras más de treinta años dando servicio a los caravaqueños, habiendo construido un archivo audiovisual de tanto valor que en el futuro para conocer la rica historia de Caravaca los historiadores tendrán que sumergirse en él.

El premio para Ana Carrasco, reciente campeona del Mundo, lo recogió la teniente alcalde de Cehegín, Maravillas Fernández, quien disculpó a la piloto ceheginera, quien tenía compromisos previos con sus patrocinadores.

Tras el premio para la deportista, y acercándose al ecuador de la gala, hubo una pausa que se llenó con el talento y el arte del grupo de danza Espiga de Oro.

Y tras el baile, uno de los premios más emocionantes fue para el colectivo Calasparra se Mueve, cuya presidenta Juana Moya recogió el premio de las manos del doctor Molina Boix, presidente de AECC en la Región de Murcia. ”Pero ese reconocimiento no es sólo para el colectivo, sino para todas las personas que de alguna forma hacen posible que todo nuestro trabajo y esfuerzo, merezcan la pena. Gracias a nuestros modelos por su valentía, a los fotógrafos por su trabajo, a tantas personas que trabajan a la sombra vendiendo nuestros artículos, a los comercios y empresas por sus donativos, al Ayuntamiento de Calasparra por estar siempre disponibles para todo lo que necesitamos.  Y cómo no, mil gracias al “Pueblo de Calasparra”, por su solidaridad infinita”.

El último de los premios por municipios lo entregó la consejera Miriam Guardiola a la Fundación Tierra Integral, una apuesta por el desarrollo sostenible, también en su vertiente turística, como prueba su proyecto CEAMA en Bullas.

A continuación el premio regional a la Fundación Camino de la Cruz, que entregó el editor de este medio, Francisco Marín, a Gerardo Cuartero, director comercial de CaixaBank en Murcia. Desde el escenario animó a otros empresarios a participar de la Fundación y del Año Santo Caravaqueño, el acontecimiento turístico más importante de 2017.

Quedaban tan solo dos reconocimientos, el que recibía Intedis por sus cuarenta años trabajando por las personas con discapacidad intelectual y que entregaba el presidente de Plena Inclusión, Joaquín Barberá. Uno de sus usuarios, Jerónimo (Momo), quien además reparte en Mula El Noroeste, leyó el discurso de agradecimiento por el premio.

El último de la noche lo entregó el Presidente a Conquistando Escalones.

Lo recogieron Antonio Marín Sandoval y Mavi Espín Bernal, en nombe de esta asociación compuesta por familiares con enfermedades raras. Las palabras de Antonio fueron un aldabonazo en un escenario donde se reunían políticos, empresarios, ciudadanos que con sus votos quitan y ponen gobiernos: las personas con enfermedades raras como la suya tienen fecha de caducidad, sino se invierte desde la empresa y desde las instituciones en investigación, acciones como las que ellos hacen, aunque consigan una cierta repercusión, al final no servirán de nada.

En su discurso de clausura, Fernando López Miras le tomó la palabra. Pero antes del cierre de la gala el editor, Francisco Marín, se dirigió al público “con este acto se pretendía expresar nuestro reconocimiento a las personas, asociaciones e instituciones que con su labor y entrega hacen de nuestras comarcas un lugar mejor para nuestra convivencia en comunidad”. Y continuó: “Con la celebración de este 20 aniversario hemos pretendido agradecer la colaboración que hemos recibido y recordar a todos que nuestro espíritu informativo continúa con vigor”.

Antes de que la Big Band cerrará la gala, Fernando López Miras hizo un elogio de la prensa de cercanía, como la que representa este medio de comunicación, y que mantiene informados a sus vecinos de los hechos que realmente le atañen, alabó también su labor de integración y elogió uno a uno a todos los premiados.

El Santuario de la Esperanza fue el escenario

El Santuario de la Esperanza fue el escenario

Numeroso público asistente

Entre los asistentes al acto se encontraban premiados, anunciantes, lectores, colaboradores… que han sido fieles al periódico en sus veinte años de andadura, y representantes de los ciudadanos, como el presidente, Fernando López Miras, la consejera de Cultura, Miriam Guardiola, la secretaria general Esperanza Moreno, los directores generales Francisco Abril y Sergio López, el secretario general de los socialistas Diego Conesa, la diputada nacional María González, los diputados regionales Miguel Sánchez, José Soria, Ascensión Ludeña, Jesús Navarro, Víctor Martínez- Carrasco, María Giménez, los alcaldes José Vélez, José Moreno, Jesús Amo, María José Pérez Cerón, así como el director del Instituto de Turismo, Manuel