Ya en la calle el nº 1052

Bodegas BSI, donde las raíces de la Monastrell abrazan la sostenibilidad

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Bodegas BSI, la referencia de la D.O.P. Jumilla, muestra un compromiso ambiental y social perenne. Pioneros en la elaboración de vinos ecológicos certificados y en la vinificación sin sulfitos añadidos; más del 70% de su producción procede ya de viñedos en cultivo ecológico. Una responsabilidad social que se traduce en reconocimientos internacionales.

Bodegas BSI, principal elaborador y referencia de la D.O.P. Jumilla, ha asumido desde hace décadas un firme compromiso con las prácticas vitícolas, enológicas y empresariales sostenibles, tanto ambiental como socialmente. Una sostenibilidad que, al igual que las cepas de Monastrell arraigan en el árido suelo jumillano, está profundamente enraizada en los pilares de responsabilidad social corporativa de la empresa.

El objetivo fundamental de Bodegas BSI es salvaguardar el patrimonio vitícola de las familias cooperativas que la integran y, por extensión, de Jumilla. Viñedos muy viejos, en su mayoría de Monastrell de pie franco, plantados en condiciones de estricto secano y una escasa producción, que garantizan uvas y vinos de alta calidad. En ocasiones se trata de viñas de una productividad tan reducida que estarían destinadas al arranque si no fuera por la puesta en valor que realiza la bodega.

La preocupación por el medioambiente y por un consumo cada vez más consciente, junto a unos valores de responsabilidad social corporativa muy firmes, llevó muy pronto a esta bodega, que acaba de celebrar sus 90 años de existencia, a defender la elaboración ecológica, sin renunciar, nunca, al carácter de la variedad autóctona de Jumilla, la Monastrell.

Plantaciones en secano, con menos de 40 días de precipitaciones al año, gran amplitud térmica entre el día y la noche, 700 metros de altitud sobre el nivel del mar, un clima árido y soleado con más de 3.000 horas de sol al año, permiten una maduración perfecta, bajos rendimientos y concentración. Se trata de condiciones vitícolas óptimas para trabajar en ecológico.

Son vinos que ponen en valor el trabajo y dedicación de las familias que forman parte de Bodegas BSI y que, progresivamente, van ganando peso en su catálogo. En la actualidad, más del 70% del vino de Bodegas BSI procede de viñedos de cultivo ecológico, lo que subraya el esfuerzo global realizado para abordar el impacto del cambio climático y mitigar sus efectos. Una filosofía que se extiende también a su labor como almazara, con algunos de los mejores aceites de oliva virgen extra de la zona; y al resto de su actividad.

Bodegas BSI fue pionera en la implementación de prácticas culturales y medidas específicas para certificar sus viñedos como de cultivo ecológico; pero también en investigación para reducir la huella de carbono, optimizar el uso de los recursos naturales y fomentar la gestión ambiental responsable en todos los aspectos de la producción de vino.

“Bodegas BSI lleva años colaborando con Universidades y Centros de Investigación en diversos proyectos científicos. Conocemos nuestras viñas y nuestros vinos como nunca y sólo eso nos permite que el cultivo en ecológico sea ya mayoritario o minimizar el uso del sulfuroso, incluso hasta su eliminación, en todas las etapas de elaboración, sin comprometer la calidad de los vinos obtenidos”, explica Nieves Sánchez, directora de Operaciones de Bodegas BSI.

“Asumimos que, gran parte de los desafíos a los que tenemos que hacer frente, como empresa y la sociedad en general, tan sólo pueden resolverse o mitigarse desde una perspectiva global, amplia e integradora; promoviendo un desarrollo sostenible en su conjunto, apostando por el progreso social, el equilibrio medioambiental y el crecimiento económico”, añade Sánchez.

Uno de los hitos fue la salida al mercado del primer vino de Monastrell sin sulfitos añadidos de la D.O.P. Jumilla. Como no podía ser de otra forma, la gama que lo alumbró fue Sabatacha, la gama de vinos de más éxito de la Región, tanto nacional como internacionalmente. Sabatacha Sin Sulfitos Añadidos, ecológico y apto para veganos, no ha cesado de conquistar paladares y, prueba de ellos son los notables reconocimientos que ha obtenido recientemente: ha sido aclamado como Mejor Ecovino Sin Sulfitos Añadidos de España y acaba de hacerse con el Baco de Oro como uno de los grandes vinos jóvenes (añada 2023) de España. Premios a la juventud, al respeto por el medio ambiente y al carácter pionero de Bodegas BSI. Un vino honesto con la variedad y su origen, adelantado a su tiempo, con gran expresión frutal y de juventud.

La apuesta por la sostenibilidad integral que realiza Bodegas BSI ha establecido un modelo a seguir para el sector vitivinícola regional y se extiende a todas las gamas de vinos que comercializa.

Bodegas BSI, donde las raíces de la Monastrell abrazan la sostenibilidad
Bodegas BSI, donde las raíces de la Monastrell abrazan la sostenibilidad

Tal y como hemos señalado, los Premios Ecovino son el mejor termómetro de la situación del vino ecológico en nuestro país y en su última edición, además del éxito de Sabatacha Sin Sulfitos Añadidos, Bodegas BSI obtuvo otra medalla de oro para Gémina Sin Sulfitos Añadidos 2023, situado en el segmento premium de los vinos jumillanos. No es flor de un día, Bodegas BSI se encuentra entre las más laureadas en la historia de este certamen de referencia para la producción ecológica nacional. Se colma así un de sus grandes objetivos: lograr hacer de sus vinos cooperativos un éxito de ventas, capaces de aportar un valor diferencial, desde el respeto al medioambiente y al patrimonio vitivinícola y social.

Sánchez destaca la importancia de que se reconozca la calidad de los productos ecológicos de Bodegas BSI. “Tenemos un compromiso firme con la producción ecológica, somos conscientes del legado natural que gestionamos en Bodegas BSI y queremos dejarlo incluso mejorado a las generaciones venideras”, valora. Además, añade que el viñedo de Bodegas BSI es “privilegiado” para llevar a cabo las prácticas vitícolas ecológicas respetuosas con el medio ambiente y ofrecer vinos capaces de “colmar las expectativas de calidad del consumidor, transmitiendo su origen varietal y geográfico”.

El compromiso de la bodega con esta concepción de la sostenibilidad, ambiental, social, económica y empresarial da como fruto vinos con valores, pero también vinos valiosos y valorados, tanto por el consumidor final, como por los expertos.

Los mercados reconocen ese doble valor de los productos de Bodegas BSI y lo valora, lo que ha permitido también implementar un sistema clave para la sostenibilidad socioeconómica: el pago en función de la calidad de las uvas. Una apuesta por el valor que ha llevado a la firma, que cimienta su éxito en la variedad Monastrell y en el respeto por el medioambiente, la innovación y la implicación social con el territorio, ha ser embajadora de los vinos de Jumilla. Con el añadido de hacerlo apostando por un uso eficiente de los recursos naturales, y en prácticas vitícolas y enológicas respetuosas con el entorno natural.

Bodegas BSI, donde las raíces de la Monastrell abrazan la sostenibilidad
Bodegas BSI, donde las raíces de la Monastrell abrazan la sostenibilidad

En síntesis, la meta de Bodegas BSI es potenciar al máximo las medidas de mitigación y reducción de los impactos ambientales, aportando al consumidor vinos singulares, comprometidos, innovadores y de tendencia; más saludables y solicitados, cada vez más, por un consumidor consciente y comprometido. Minimizar el uso de químicos y fitosanitarios, ahondar en el conocimiento de la variedad Monastrell, que está demostrando en estos años tan duros su resiliencia y reducir al máximo el empleo de recursos naturales limitados. Todo ello sólo puede conseguirse mediante la implicación de todo el equipo humano de la bodega, desde el viticultor hasta el transportista; y una constante inversión en investigación e innovación. Una concepción de la sostenibilidad integral y circular.

Todo ello ha hecho de Bodegas BSI, fundada en 1934, el gran motor socioeconómico de Jumilla.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Sonrisa Saharaui
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco