Miriam Martínez García

 En estos tiempos difíciles es inevitable no sentir nostalgia de lo vivido, precisamente en este mes de Octubre es cuando los grupos de autogestores de Plena Inclusión celebramos nuestro día más esperado, el ya famoso por excelencia “Encuentro de autogestores” En ese día no solo nos reencontramos con compañeros de otras asociaciones, sino que también tenemos la gran oportunidad de intercambiar inquietudes, compartir experiencias, y por supuesto seguir unidos en la lucha por la visibilidad y los derechos de las personas con discapacidad.

A pesar de este amargo sentimiento por no poder celebrar ese día de la forma en la que acostumbrábamos a hacerlo, nosotros como buenos autogestores que somos, nos pusimos en marcha para buscar alternativas que nos permitieran continuar con nuestro encuentro anual de una forma responsable y que cumpliera todas las normas de seguridad establecidas a causa de la pandemia.

Fue en el mes de mayo cuando finalmente se tomó la decisión de sustituir nuestro gran encuentro anual por una serie de micro encuentros virtuales organizados por las diferentes asociaciones en donde se integran los grupos de autogestores. Esta idea ha dado paso a temas muy interesantes tales como COVID-19, accesibilidad, conocimiento de los grupos de autogestores, autonomía e independencia en personas con discapacidad, entre otros. Cabe destacar el gran trabajo que realizan nuestros compañeros junto con los profesionales de las asociaciones (psicólog@s, enfermer@s, trabajadores/as sociales, educadores/as etc.) a los que agradecemos su labor para mantenernos informados y resolver nuestras dudas. También es importante valorar el esfuerzo que realiza Plena Inclusión para que todos tengamos un acceso de calidad a estas reuniones virtuales.

Los encuentros se están realizando en fechas comprendidas entre el mes de junio a diciembre, y son abiertos a todos los miembros de las asociaciones, sean autogestores o no, ese toque distintivo de los encuentros presenciales está siendo todo un éxito, ya que los autogestores se están dando a conocer con más fuerza que nunca a compañeros que no sabían muy bien qué era eso de ser autogestor, así que, en este caso se puede decir que “no hay mal que por bien no venga”.

En cuanto al grupo de Autogestores de Apcom, desde la distancia, con bastante preocupación e incertidumbre hemos continuado nuestro trabajo mediante sesiones de grupo vía zoom y WhatsApp. En ellas hemos encontrado consuelo y alivio en momentos difíciles, hemos podido resolver las dudas que nos provocan estos tiempos que estamos atravesando y por supuesto hemos intentado sacarle el lado bueno a cada situación.

Realmente es admirable la capacidad de adaptación que se ha observado en los miembros del grupo, sus ideas para continuar la consecución de sus objetivos, su sentido de la responsabilidad y su ímpetu por seguir trabajando. Han demostrado que desde el salón de casa a través de una pantalla su lucha continúa, y sus metas siguen siendo las mismas, aunque el contexto haya cambiado.

Sin duda, una vez más son ejemplo de constancia, esfuerzo y dedicación.