Mariana Martínez

Trabajadora Social APCOM

Uno de los principales pilares por lo que se apuesta en la asociación APCOM, es porque las personas con discapacidad intelectual decidan sobre ellas miasmas y sobre sus intereses personales, haciendo participe en ello a la familia.

La autodeterminación significa que la persona controla su vida y su destino: permitir elegir, tomar decisiones, ayudar a planificar metas personales, ayudar a resolver problemas…

Independientemente del grado de discapacidad, de la edad o nacionalidad, es importante para toda persona decidir sobre su propia vida, para ser parte de su familia, de su barrio, de su pueblo, de la sociedad. Es importante para toda persona tomar sus propias decisiones, ser escuchada, ser tratada con respeto. Si tu vida es así, te sientes bien. Si no es así, y si además no entiendes por qué, te sientes mal. Por eso es tan importante para las personas con discapacidad intelectual poder influir y participar en su familia, en su asociación y en la sociedad.

Como he mencionado anteriormente, la familia juega un papel muy importante en el apoyo individual de la autodeterminación. No solo animando a la persona con discapacidad a que tome decisiones, sino teniéndola en cuenta en la toma de decisiones conjuntas sobre cuestiones que afectan a toda la familia, entendiéndola como un miembro más de esta.

Aunque el desarrollo de las personas con necesidades sea perecido a los otros, puede ser más lento o diferente, y pueden necesitar de diferentes tipos de apoyo.  A pesar de que la ruta sea diferente, todas las personas pueden aprender a escoger y decidir, a resolver problemas y a fijarse objetivos. Con el apoyo de la familia y los profesionales se pueden plantear objetivos a corto plazo para utilizar la autogestión y otras habilidades que promoverán más adelante la autodeterminación.

Algunas sugerencias para que los padres puedan apoyar a sus hijos a ser autodeterminados son:

  • Camine por la cuerda floja entre la protección y la independencia. Permita que su hijo o hija explore su mundo.
  • Si bien existe límites para esto, todos los padres tienen que “dejar ir” y esto nunca es fácil.
  • Hable con su hijo sobre su discapacidad y sus necesidades.
  • Incluya a su hijo en las conversaciones con otras personas en las que traten temas que le afectan.
  • Proporcione oportunidades para que hagan planes y tome decisiones sobre las rutinas en el hogar.
  • Incluya a su hijo en los debates y la toma de decisiones dentro de la familia.
  • Las personas autodeterminadas deben estar informadas y bien organizadas para ser eficaces. Ayude a su hijo a organizarse y estar preparado para las reuniones y otras actividades que implique la toma de decisiones.
  • Valorarse y tener confianza en sí mismo son factores críticos en el desarrollo de la autodeterminación. Tenga claro cuál es el modelo de autoestima positiva para su hijo. Ayúdele a sentirse bien con lo que le va bien.
  • Proporcione oportunidades para que su hijo mantenga contacto con los personas con discapacidad como una forma de aprender de las experiencias de los demás.
  • Un signo de que alguien es un eficaz defensor de si mismo es cuando el o ella demuestra la capacidad de influir positivamente en otros. Anime a su hijo a que hable de si mismo a los demás.
  • Ayude a su hijo a establecer metas y evaluar los resultados en los progresos en la consecuencia de estos objetivos.

Dependiendo de sus creencias personales y culturales, recursos económicos y habilidades para prestar apoyo, cada familia tiene sus propios valores en relación a la autodeterminación y cada una decide el nivel de independencia que quiere otorgar a cada uno de sus miembros.

“La autodeterminación es la esencia de la vida. Sin ella, se puede existir, pero no se puede vivir”. M. Kennedy.