Mosaico Cuadrillero – Nuestra Música

José Clemente Rubio García

Hablar de los Auroros y Animeros de San Blas de Bullas, ya es una realidad, tanto dentro del pueblo como fuera del mismo.

Nos juntamos una noche otoñal en el Centro Cultural del barrio de la Cruz en Bullas, donde cada miércoles se juntan a tocar, cantar, hablar, planificar y, por qué no decirlo, a disfrutar con esta música tradicional que tanto les gusta y, siempre, junto a una copa con buen vino que alegra el cuerpo y el alma.

Público en la II Junta de animaros

Adrian Guirado López, Joaquín Fernández Fernández, Pedro Piñero Crevillen, Francisco Martinez Abellán, Jesús Victor Caparros Martínez, Miguel Ángel Fernández Jiménez, Fernando Ángel Sánchez y un servidor nos encontramos y empezamos a hablar. Cerca de dos horas duró la conversación sobre lo que nos gusta y nos une, la música tradicional. Algo mas tarde se incorpora Raúl Guirado García.

Mi sorpresa y admiración para estas personas, que me comentan que ninguno de los presentes habían tenido relación directa con la música tradicional. Todos se conocían como vecinos de un mismo pueblo, pero no tenían prácticamente relación amistosa entre ellos y la música tradicional hizo que se encontraran y se unieran, formando la presente Cuadrilla.

Es una Cuadrilla nueva, muy nueva y, una vez más, me reafirmo de que estos bailes y estas músicas que sus orígenes se pierden en el tiempo, son actuales y pueden  estar presentes en la sociedad en la que vivimos y responde, de alguna forma, a la demanda de unas personas, como es el caso de estas que nos juntamos esta noche.

Los miembros de la Cuadrilla son de lo más diverso a la hora de sus trabajos profesionales y su relación con la música es muy distinta, desde profesores de música, a miembros que estuvieron en su día en Peñas Folklóricas, grupos de música folk y otros muchos que no conocían este mundo ni tenían relación con el mismo, solamente que le gustaba la música.

Una cosa importante a saber, es que esto de los Animeros en Bullas (pueblo), tienen su historia y queda reflejada en el trabajo que publicó Fernando Ángel en la revista de la Fiestas de Bullas 2019 y que recomiendo su lectura. Sabemos que según sus investigaciones, en el Libro de Actas Capitulares del Ayuntamiento de Cehegín (años 1663-1666), en el Libro de Cuentas de la Cofradía de las Benditas Animas del Purgatorio de la Villa de Bullas(años 1687-1789 y 1790-1810), Estatutos o Constituciones de la Hermandad de las Benditas Ánimas fundada en la Yglesia Parroquial de NªSª del Rosario (año 1834) y Cuentas de la Mayordomía de Ánimas Benditas del Purgatorio de esta villa de Bullas (años 1887-1903) existieron y contaron, de seguro, con todos los rituales que conllevaban este tipo de Hermandades y, necesariamente, los Animeros formaban parte de las mismas. No se sabe ni se tienen datos de cuando desaparecieron pero, muy posiblemente, al dejar la actividad parroquial durante la llamada “Guerra Civil” dejaran estos rituales, pero es sabido que hasta hace bien poco, en dicha iglesia parroquial había un cepillo para recaudar limosnas para las “almas del Purgatorio”. No obstante a lo anteriormente escrito, sabemos por testimonios orales y gráficos, que a partir de la década de los cuarenta/cincuenta del siglo pasado, la última pareja de Auroros que quedaban en el pueblo, los hermanos mellizos Alonso y Joaquín, conocidos como “los Pavos” salían a hacer la “pedimenta” casa por casa y, como se iban acercando las fechas navideñas, otros músicos como Juan “del Parral”, Ramón “el Sillero”, José “el Ciego” o Pedro “el Pedrole” se les unían para seguir con ese menester. El repertorio interpretado eran “animerás” y con coplas alusivas al Purgatorio y estimuladoras de la generosidad de los fieles.

Los Animeros también tuvieron un papel esencial en los llamados “bailes del Inocente y de los bailes de Ánimas” y con este baile de puja o subastado culminaba la campaña navideña, pasando de ser religioso a simplemente baile suelto. Los Animeros, bajo la errónea denominación de Auroros, siguieron sacando durante años, y durante el mes de diciembre, su estandarte de la Virgen del Carmen y con instrumentos y voces recorrían las calles del pueblo y cortijadas de los campos.

Y bien, pasan los años y nos encontramos ya bien entrado el siglo XXI. A partir de los primeros años de la década de los setenta del siglo pasado y hasta nuestros días, en todo el Sureste Español, se da un fenómeno cultural único y curiosamente casi inédito. Se buscan raíces y van apareciendo personas interesadas en la investigación de lo que eran las Hermandades de Ánimas y las Campanas de Auroros, algunas con actividades ininterrumpidas en su historia y otras en un claro “renacer”. Al mismo tiempo, esos “músicos” desperdigados, sobre todo, por el mundo rural,  empiezan a juntarse a tocar y, de una forma u otra, se va revitalizando estas músicas y, en algunos casos, rituales religiosos llegando a nuestros días con un papel muy importante a nivel musical y de baile, siendo motivo para juntar a personas para conocer y disfrutar con este tipo de divertimento como es la música y los bailes sueltos.

Bullas no podía ser menos, en La Copa, pedanía de Bullas, nunca se perdieron estos ritos, músicas y bailes, pero en Bullas sí, salvo la labor que ha desarrollado y sigue haciendo el Grupo Folklórico existente, pero aunque son cosas parecidas, no tiene que ver nada con lo que actualmente se llaman Cuadrillas de Animeros.

En este mundo muy globalizado, personas de Bullas empiezan a ver y escuchar Cuadrillas y les gusta.

Pedro nos cuenta, que a él le gustaba mucho el ir a escuchar y ver Cuadrillas y en una de tantas visitas,  conoce a Pepe “el Gordini” de los Animeros de Caravaca y en una de las conversaciones le manifiesta su interés en aprender, a lo que le contesta que baje a Caravaca, que tienen una “escuela” donde poder aprender todo esto, cosa que hace. Va extendiendo la voz entre conocidos y amigos y tras los años, exactamente el 20 de octubre del 2015, realizan su primera junta, su primer “ensayo”. Les gusta y hasta el día de hoy. Investigan, visitan y conviven con otras Cuadrillas, participan en Encuentros y se van formando lo que es actualmente son los Animeros de San Blas de Bullas.

Al empezar van aprendiendo  y en cierta forma recreando, lo que van viendo y escuchando de diversas Cuadrillas, pero poco a poco, ese trabajo se va extendiendo por el pueblo y van recuperando los sentires de las personas más mayores que recuerdan algo, que les dicen algunas “coplas”, costumbres y así van haciendo su propio estilo y creando su Cuadrilla. Incluso han encontrado un manuscrito con “coplas” que se cantaban.

Manifiestan que sus primeros contactos los han teniendo con Cuadrillas de la Sierra (licencia que me tomo la libertad de usar a municipios con unas características propias y que lo definen: Caravaca, Moratalla, Nerpio, Yeste, etc.); también  hay que saber que tienen influencia de la Peña Huertana La Uva de Bullas, cuyo orígenes están en músicos procedentes del campo de Cehegín y Calasparra y así, de esa forma tan sencilla, van tomando y creando su propia forma y encontrando un sentir en su forma de ser como Cuadrilla de Animeros y. sin olvidar nunca a sus vecinos los Auroros de La Copa.

Ellos, una vez más manifiestan, que son una Cuadrilla embrionaria, que sigue estando en formación, que poco a poco se van encontrando y madurando. No tienen prisa pero caminan sin pausa.

Una duda que me aclaran es de donde les viene su nombre y  si dentro de su repertorio introducen cantos propios confesionales de la Iglesia Católica, como pueden ser por Navidad, Todos los Santos, etc. Sobre su nombre no tiene ninguna relación con el santo Blas, salvo que  en el barrio de la Cruz donde empezaron a tocar, San Blas es su patrón “oficioso” y de ahí que, de una forma u otra, los podrían definir. Y su relación con los temas religiosos, es una voz común, que ellos no entran en las creencias de cada uno de los componentes, pero que creen que como fenómeno popular tradicional del mundo cuadrillero,  hay fechas en el año que se tocan villancicos, se canta en ciertas misas, etc. y ellos, con todo el respeto que se merecen estos ritos , así lo hacen, no por creencias religiosas, si no por entender que es un fenómeno cultural tradicional de la sociedad en la que vivimos.

Ya va llegando el final del artículo, pero una cosa tengo que decir a mis pacientes lectores, que esta gente, que estos músicos, que estos cuadrilleros de Bullas, han empezado despacio pero con gran ímpetu, sus Juntas de Animeros, donde en estas fechas se celebra su tercera edición, son ejemplo a seguir, que no solo se limitan a la música y al baile, si no que lo complementan con otras actividades enriquecedoras de lo que es la vida y el mundo rural, así como de cursos, trabajos realizados en diferentes pueblos, conciertos, etc. y a los que le auguro, que de seguir así, aunque ya lo son, será un lugar donde señalar en nuestro calendario festivo tradicional: primer fin de semana de noviembre Nos vemos en Bullas en su Junta de Animeros.

Gracias por vuestra ilusión, gracias por la noche que me hicisteis disfrutar con esto que tanto nos enriquece, la música tradicional.

FICHA DE LA AGRUPACIÓN

Nombre: Asociación Cultural AUROROS Y ANIMEROS DE SAN BLAS . Bullas (Murcia)

Presidente: Pedro Piñero Crevillén

Secretario: Fernando Ángel Sánchez Sánchez

Tesorero: Jesús Victor Caparrós Martínez

Contacto:  Tlf.: 659197047; Facebook: Animeros de San Blas de Bullas; E-mail: cuadrillasanblas@gmail.com

Año de fundación: 2016 (3 de febrero)

Miembros de la Asociación: 15

Instrumentos que usas:

  • Cuerda: guitarra, guitarro, bandurria, violín y laúd
  • Percusión:

– Membranófonos: pandereta

– Ideófonos: postizas, cascañeta, platillos y botella de anís

Actos significativos durante el año que realiza o participa:

  • Por Navidad, los propios pidiendo el aguilando.
  • Por San Blás en el barrio de la Cruz.
  • Por octubre el Rosario de la Aurora.
  • Por julio en el barrio del Reloj y festividad de Santiago.
  • Por Noviembre, en el cementerio se entona las Salves a los difuntos.
  • Por noviembre Encuentro de Cuadrillas ( Junta de Animeros) y con actividades y talleres diferentes con relación a los instrumentos y al mundo musical de carácter tradicional.
  • Participación en Encuentros y actos de Música tradicional en los que son invitados.

 

COPLAS

“Las muchachas de Bullas,

bajan al rio

a lavarse con agua

el tutovio”.

 

“Caravaca está en lo alto,

Cehegín en cuesta,

Bullas en un cabezo,

Mula en la huerta.”

 

“Bullas no se llama Bullas,

que se llama pueblo ahumao,

donde hay zagalas guapas

Y Bartolo el Colorao.”