PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

El restaurante “Casa Menéndez”, de Águilas, no solamente distingue a determinadas personalidades, entidades o colectivos, con sus galardones “Bonito del Norte”, en verano, y “Faba de Oro”, en invierno, sino que, además, se ocupa y preocupa de hacer seguimiento de la trayectoria profesional y éxitos de sus galardonados. Así, pues, la pasada semana celebró un homenaje, íntimo y muy reducido, con amigos de Miguel Ivorra Ruiz, Coronel-Director de la Academia General del Aire de San Javier, donde le han bastado dos años de servicio para resultar ascendido a nuevos destinos profesionales.

Este acto de homenaje de despedida al que fuera “Faba de Oro” en su última edición, aunque sabemos que son muy numerosos los actos semejantes que se le están dedicando, consistió en una agradable comida, en mesa colectiva, donde, a los postres de la misma, se le ofrecieron discursos colmados de recuerdos entrañables, regalos con mucho testimonio de cariño, reconocimientos merecidos y consideración de su gran capacidad profesional, personal y humana.

En sus palabras de agradecimiento, el Coronel otorgó un gran valor a estos generosos gestos, sin poder ocultar su sensibilidad, amor a esta murciana tierra, ya tan suya como nuestra, así como agradecimiento a los muchos colectivos y personas que “he tenido la suerte de conocer y tratar”. Fue una comida llena de sensaciones, cariño y admiración a una persona que, sin duda, lo merece de verdad, hasta tal punto que, aunque, él, por su humildad y sencillez, no dice nada al respecto, hemos sabido que San Javier ya le tiene una calle preparada, a él dedicada, dispuesta para descubrir la placa con su nombre antes de que se marche, definitivamente, del litoral que baña Santiago de la Ribera, donde se ubicó la Academia General del Aire, una institución que el año pasado celebró su 75 aniversario, lo que aprovechó el Coronal para abrir las puertas y acercar este centro castrense a la sociedad civil. Suerte en ese nuevo destino, enhorabuena por habérselo ganado y gracias por haber sido tan cercano, sencillo, atento y, ¡¡¡lo importante!!!, sentirse como un murciano más. Buenos días.