MICAELA FERNÁNDEZ

El Pleno del Ayuntamiento de Mula aprueba, con los votos a favor del PSOE y PP, y el voto en contra de IU, la prórroga del contrato del servicio de aguas con la concesionaria Aqualia durante cinco años a partir de 2022 llegando a un acuerdo sobre la modificación de algunas de las cláusulas existentes en el contrato actual. Izquierda Unida considera que la prórroga no es legal y advierte que su grupo podría acudir a los tribunales manteniendo la propuesta de municipalizar el servicio tal y como sucedía con el servicio de recogida de residuos que ha supuesto un ahorro de hasta 300.000 euros al Ayuntamiento. El consenso alcanzado entre el Gobierno Municipal y Aqualia modifica, según destaca el concejal de Urbanismo, Francisco Javier Llamazares, “los aspectos más lesivos del contrato del servicio de agua potable”.

El cierre de Cofrusa, que era el principal consumidor de agua del municipio ha generado que se dispare a 250.000 euros anuales la cantidad económica a la que el Ayuntamiento tiene que hacer frente en concepto de ‘desequilibrio de agua industrial’, según una cláusula que se introdujo en el contrato cuando fue prorrogado en el año 2002 y por la que el Ayuntamiento tiene que abonar a la empresa concesionaria las cantidades de agua de uso industrial que han dejado de consumirse por debajo de lo previsto.

“Es más, sólo en dos ocasiones desde 2002 el Ayuntamiento se ha visto exento de abonar este desequilibrio”- afirma el concejal- “situación que se ha visto enormemente acrecentada desde el cierre de la conservera”.

La propuesta acordada contempla, además la prórroga del contrato del servicio de agua potable durante cinco años más a partir de 2022, suprimir los desequilibrios de agua industrial para los años que restan, liquidar la deuda existente de los años 2018 y 2019 “que supera el medio millón de euros”, así como el aumento de los consumos municipales exentos de ser pagados hasta el 9 por ciento y se genera, a favor del Ayuntamiento, un canon anual de 105 euros para poder realizar inversiones y arreglos en las redes de agua potable y saneamiento.

Sobre la municipalización del servicio, la situación actual en la que se encuentra el Ayuntamiento, inmerso en un Plan de Ajuste frente al Ministerio de Hacienda, no le permite afrontar esta actuación de forma inmediata.

El Pleno aprobaba además una moción conjunta de todos los grupos mediante la que se instaba a la dirección general de Bienes Culturales a que se lleve a cabo la inmediata devolución de las obras de arte que conforman el BIC del Real Monasterio de la Encarnación de Mula, así como que se tomen las medidas y medios oportunos para asegurar que el traslado se lleve a cabo en las mejores condiciones velando por la mayor seguridad y protección de los bienes en todo momento, ofreciendo la colaboración y medios oportunos desde el Ayuntamiento para la realización de dicho traslado.

Asimismo, instan a la consejería de Educación y Cultura a que realice, a la mayor brevedad posible, una vista de inspección técnica al Real Monasterio de la Encarnación para valorar y evaluar el actual estado estructural de conservación del monasterio. Desde el Ayuntamiento instan a las Hermanas Clarisas a que valoren la cesión del Archivo Histórico Municipal de los fondos documentales que posean relativos a la ciudad y su historia tras más de 300 años realizando labor pastoral en el municipio, así como todo el archivo escolar fruto de las décadas de labor educativa realizada de forma extraordinaria en la ciudad.