Conchi Martínez Robles/Fisioterapeuta pediátrico/CDIAT “AVANZA” APCOM

El vendaje neuromuscular (VNM) se va haciendo cada vez más presente en el mundo del deporte y la rehabilitación. Probablemente muchos hayamos llevado o conozcamos a alguien que ha llevado este vendaje de “tiras de colores” que con frecuencia vemos a los deportistas de élite en televisión. Pero, ¿sabemos realmente qué es el vendaje neuromuscular y cuáles son sus efectos. En este artículo trataremos de explicar qué es y qué efectos tiene su aplicación en el campo de la pediatría.

El VNM  es una técnica que utiliza un tipo de venda especial, que puede tener unos efectos u otros sobre el organismo en función del lugar en que se aplique y de cómo sea aplicada. La venda que se utiliza tiene una elasticidad similar a la de la piel, lleva una capa adhesiva que dibuja un patrón especial y diferente de las demás vendas y se presenta en diferentes colores, que a veces han sido relacionados con la cromoterapia aunque no hay muchos estudios sobre esto.

En el momento actual, podría decirse que es una técnica aún novedosa ya que  no hay muchos estudios científicos que abarquen un gran número de casos  que permita contabilizar sus efectos por la enorme variabilidad de aplicaciones. Pero por los resultados comunes de los muchos estudios de casos aislados realizados,puede decirse que este tipo de vendaje realmente tiene efectos fisiológicos como  la disminución de la sensación del dolor o modificaciones del tono muscular entre otros.

¿Por qué la aplicación del VNM en las alteraciones de desarrollo motor en pediatría?

La existencia de estos efectos antes comentados ha hecho que esta técnica vaya extendiendo sus campos de actuación llegando, por ejemplo, a la neurología y a  la pediatría, ámbitos donde su uso es menos habitual aunque esté aumentando en los últimos años, pero donde se observan igualmente buenos resultados, según los cada vez más numerosos estudios y artículos publicados sobre este tema. Además en el ámbito de la pediatría el  VNM es una técnica que suele ser bien tolerada por los niños por sus colores llamativos, por ser poco invasiva y porque no limita su movilidad.

¿Cuáles son sus particularidades y efectos en este campo?

Hay que recordar que el VNM no es una simple pegatina, es una técnica real que si no se aplica de forma correcta puede tener efectos adversos, por eso siempre debe ser aplicada por alguien que tenga una correcta formación. Esto es mucho más importante aún en el caso de la pediatría donde los destinatarios son niños a los que  generalmente les cuesta más explicar el efecto ocasionado y percibir si es adecuado o no, y a quienes el VNM debe ser aplicado aún con más precisión por tener unas características especiales en su piel, en relación al adulto, como ser menos densa y presentar un sistema inmunológico a veces menos maduro y por tanto más reactivo. Esto hace indispensable que los familiares sean correctamente informados de las posibles reacciones adversas, los cuidados, la retirada del vendaje y aspectos a observar durante su aplicación, para evitar lesiones en la piel.

Por este motivo, las profesionales del CDIAT “Avanza” nos hemos formado en la aplicación de esta técnica, para conocer la fiabilidad, las diferentes formas de aplicación y los efectos en las afectaciones motoras pediátricas.

Esta formación oficial y reglada, nos ha permitido poder llevar a la práctica esta técnica con algunos de los niños con algún tipo de alteración del desarrollo motor, desde la marcha en puntillas, hasta alteraciones de tono, pasando por dificultades de alineación postural, patrones de marcha o manipulación alterados, contracturas, tortícolis, escoliosis…

Hay que señalar que, en nuestro caso, en las aplicaciones por alteraciones del desarrollo motor, entendemos que el trabajo del fisioterapeuta pediátrico es fundamental e insustituible, pero esta técnica es usada como apoyo y como refuerzo, pues el VNM colabora  en las tareas de aprendizaje, reeducación o modificación realizadas por el fisioterapeuta pediátrico, en suintervencióndirecta con los niños. Digamos que este vendaje permite que los niños se lleven consigo “las manos del fisioterapeuta” recordándole pautas a seguir en su día a día.

La aplicación de esta técnica en este centro se ha realizado en varios niños mayores de 6meses, utilizando la venda entre 3-5 días dejando la piel libre durante 2 días, comenzando siempre por la forma menos invasiva y “minimalista” buscando el mejor resultado con la menor venda aplicada posible. Tras más de un año de experiencia en diferentes niños, y por tanto con múltiples tipos de aplicaciones, hemos observado que con la aplicación del VNM no todos los niños han evolucionado de la misma manera, porque no hay dos niños iguales ni dos patologías iguales, aunque esto  ocurre también al utilizar otras terapias más tradicionales, sin embargo el uso del  VNM ha facilitado mucho la evolución, encontrando mejorasen las dificultades de control postural, equilibrio, marcha, función motora de brazos y mano, alineación de las estructuras músculo-esqueléticas…  en la mayoría de los casos, y en función de la afectación y de la individualidad de cada niño en los que ha sido aplicado el VNM.

Tanto la formación como la experiencia en  esta técnica, nos ha hecho que a día de hoy sigamos valorando y aplicando el VNM, previo acuerdo con la familia, en aquellos niños con alteraciones del desarrollo motor que sean susceptibles de mejorar con esta técnica para intentar conseguir una evolución favorable, limitar el desarrollo  de alteraciones ortopédicas y desarrollar destrezas motrices funcionales, lo antes posible, pues sabemos la gran importancia de la atención temprana en el correcto desarrollo de los niños con problemas o en riesgo de padecerlos.