MICAELA FERNÁNDEZ

Cuatro pueblos de menos de 5.000 habitantes entre los que se encuentra el municipio de Albudeite se han quedado sin oficinas bancarias para gestionar sus asuntos financieros. Junto a Albudeite, Ojós, Ulea y Villanueva del Río Segura no cuentan con ninguna entidad bancaria recurriendo los bancos o cajas a instalar simples cajeros automáticos que permiten únicamente hacer algunas gestiones pero que obligan a los ciudadanos a tener que desplazarse hasta otras localidades vecinas para tramitar sus temas bancarios.

En el caso de Albudeite, desde el pasado mes de febrero, los vecinos tienen a disposición de sus servicios un cajero del Banco Sabadell, lo que les obliga a tener que desplazarse para cualquier asunto bancario con el problema añadido de que, entre sus vecinos, cuenta con una importante tasa de población envejecida que no domina las gestiones online o incluso a través de cajeros, al tiempo de que muchos de ellos no disponen de medio de transporte para acudir a otros lugares para tener estos servicios.

En este sentido, el grupo parlamentario socialista en la Asamblea, a través de su diputado Rafael González Tovar, presentaba una moción en la que solicitaba que se abra un proceso de negociación con las entidades financieras con el fin de buscar una fórmula legal que permita reanudar los servicios en aquellos municipios afectados por el cierre de oficinas bancarias.