JAIME PARRA

Aprovechando su visita al Centro de Demostración Agraria “Las Nogueras de Arriba, entrevistamos al consejero de Agricultura y Ganadería Antonio Luengo.

– ¿Qué importancia tiene para esta zona que cultivos como el del pistacho o el de la trufa negra puedan cultivarse?

Desde el Gobierno regional estamos apostando por el impulso de cultivos alternativos como la trufa negra o el pistacho que ofrecen numerosos beneficios para el Noroeste de la Región. Hablamos de zonas en las que en primer lugar el clima y la altitud son propicios y en segundo lugar, e igual de importante, es que se convierten en alternativas reales y económicamente rentables a los cultivos tradicionales, ayudan a diversificar cultivos y a que nuestros agricultores sigan apegados a sus tierras y a las poblaciones a las que pertenecen, evitando así el despoblamiento que es la gran lacra de estos territorios.

– Proyectos como la Escuela de Pastores, ¿pueden ayudar a evitar el despoblamiento de las pedanías de la comarca del Noroeste?

La Escuela de Pastores de la Región de Murcia es otra de las apuestas del Gobierno para evitar el despoblamiento, buscando despertar el interés por una actividad económica ancestral como el pastoreo, pero también estaremos contribuyendo a que segmentos de la población que no veían más salida para ganarse la vida que abandonar sus pueblos se queden en estas zonas. Para ello hemos diseñado 10 cursos formativos que van a permitir a los interesados, especialmente jóvenes, adquirir conocimientos y facultades para poder hacerse cargo de una explotación ganadera con todas las garantías.

– En Calasparra el Consejo de la D.O. del Arroz ha solicitado un grado medio de formación agrícola, ¿le parece interesante esta petición?

Toda propuesta orientada a mejorar la profesionalización del sector agrario, la capacitación de nuestros agricultores y ganaderos, el cuidado del medio ambiente y la mejora de la calidad de los productos será siempre bien recibida y apoyada por el Gobierno regional. El Arroz de Calasparra es uno de los productos abanderados de la gastronomía murciana y debemos seguir potenciando sus particularidades.

– El Noroeste es zona de Denominaciones de Origen, como la del Vino de Bullas o el arroz de Calasparra, ¿qué valor tiene que Moratalla se integre en la de la nuez de Nerpio?

La integración de Moratalla en la DO Nueces de Nerpio garantizará el origen pero también unas cualidades especificas que hacen que el consumidor reconozca que detrás de una DOP hay un trabajo de los agricultores de Moratalla, que se debe respetar y valorar y precisamente en la valoración económica del producto es donde está una de las virtualidades de integrarse en la DOP de la Nuez de Nerpio; somos conscientes de que las condiciones que refleja el pliego de condiciones son duras y muy restrictivas, de ahí que las explotaciones que puedan integrarse en dicha DOP se verán beneficiadas en cuanto a visibilidad y valor añadido.

– ¿De qué forma colabora su Consejería con estas denominaciones de origen?

El Gobierno Regional tiene una estrecha relación con las DOPs de la Región. De una parte está la ayuda económica para las labores de control y promoción, y por otra parte se encuentra la promoción, algo que ya se venía haciendo pero que actualmente debido a la pandemia hemos tenido que modificar para suplir la participación en ferias y eventos específicos. Además contribuimos a dar tranquilidad a los consumidores, garantizando la máxima calidad de los productos y llevando a cabo controles de fraude para evitar que puedan inducir a error al consumidor en lo relativo al origen de los productos DOP.

– Desde el Ayuntamiento de Albudeite buscan que el limón mesero se reconozca como una denominación de origen, ¿existe esa posibilidad?

El reconocimiento como DOP de cualquier producto es un proceso largo y difícil, debido a que lo que se pretende es proteger algo diferente a todo lo demás. Ante este interés, hemos mantenido varias reuniones con el Ayuntamiento de Albudeite en la que se le han mostrado los pasos a seguir, quién y cómo debe impulsarse el proceso y se les han hecho saber los estudios y requisitos técnicos necesarios.

– Un sector muy afectado por la crisis sanitaria es el de la flor cortada, ¿de qué manera lo está apoyando el Gobierno regional?

Desde el primer momento fuimos conscientes de la problemática específica que sobre la flor cortada suponía el estado de alarma de la primavera de 2020. Por ello reivindicamos ante el Ministerio de Agricultura la necesidad de articular medidas de ayuda que contribuyesen a paliar en lo posible la gran cantidad de pérdidas que iba a sufrir el sector. Fruto de este trabajo fue la convocatoria de una línea de ayuda que nos ha permitido abonar ya más de 1’85 millones de euros a 171 beneficiarios de 13 municipios.

Por otra parte el Gobierno regional ha concedido una subvención de 195.000€ para la adecuación de un invernadero que se convertirá en unos meses en centro de investigación e innovación para todo el sector de la flor cortada, a lo que se suma las campañas de promoción para incentivar la compra de flor cortada durante los últimos meses.

– Usted ha visitado en el último año empresas agroalimentarias de la comarca del Noroeste, ¿qué le parece su apuesta por la innovación?

La innovación forma parte del ADN de la Industria Alimentaria murciana de la que empresas como Marín Giménez son muestra de este carácter. Sin duda alguna la innovación y la inversión en ella y en la investigación son el soporte necesario para seguir creciendo en calidad y en reputación más allá de nuestra región, pero es que además empresas como la mencionada hacen una apuesta decidida por la conservación y protección del medio ambiente, haciendo compatible el desarrollo empresarial y laboral con el respeto a lo que nos rodea. Éste es sin duda el camino a seguir y el espejo donde deben mirarse el resto del tejido empresarial para que juntos sigamos dando pasos en favor de la sostenibilidad y el desarrollo.

– Ayuntamientos como Calasparra y Cehegín han puesto a disposición de sus ciudadanos espacios para que puedan llevar sus podas agrícolas ante la prohibición de las quemas. ¿Cómo puede solucionarse este problema desde su Consejería, ya que ambos ayuntamientos han señalado que esa competencia no les corresponde?

La situación en cuanto al tratamiento de los restos de poda es bien clara. Las quemas agrícolas están prohibidas y los agricultores deben llevar a cabo una valorización de esos residuos, ya sea mediante la trituración o mediante la gestión con un gestor autorizado. Así lo indica la Orden de 30 de diciembre de 2020, que además fue consensuada con las organizaciones agrarias y la Federación de Municipios, y nos consta que muchos ayuntamientos están informando ya sobre la prohibición de realizar la quema de restos de poda y el procedimiento a seguir en el caso excepcional de plaga.

Desde la Consejería se abrirá una convocatoria de ayudas próximamente que permitirá a los agricultores adquirir trituradoras de leña u otras maquinarias encaminadas a mejorar el rendimiento de las explotaciones.