MICAELA FERNÁNDEZ

Antonio Huéscar afirma que volvió a la política con la vista puesta en dos proyectos sobre los que había trabajado durante años pasado, la construcción del nuevo colegio para Pliego y la declaración de la Sima de la Higuera como Monumento Natural de la Región de Murcia. Uno de los proyectos ya está ejecutándose en su primera fase y el segundo ya ha sido conseguido. Ahora, afirma hay que seguir trabajando para conseguir agilizar la segunda fase del colegio y poner en valor el castillo de La Mota y todo su entorno, donde se encuentra el inicio del pueblo de Pliego.

¿Cómo ha sido este 2020 que acaba en Pliego?

Ha sido un año de trabajo, más del que esperábamos. Aunque haya sido un año de Covid también ha sido el año del colegio, creo que es importante que Pliego por fin después de tantos años ya sea una realidad. Es el año de la Sima, porque después de seis años ya es Monumento Natural de la Región de Murcia y empezando a trabajar para Patrimonio de la Humanidad. Es el año de ver cosas realizadas, y es de lo que más orgullo tengo. Yo volví a la política por estos dos proyectos, ahora queda la segunda fase del colegio, no quiero entrar en debates de los problemas surgidos porque al final los que han perdido han sido los plegueros, podríamos tener un colegio ya hecho y si no ha sido así y se harvía pasará un cá en dos fases, tenemos que pensar que ya es una realidad y aunque se ha encarecido el proyecto inicial, el colegio ya está en marcha. Todaurso para que los niños puedan estar allí, habrá que esperar a que la segunda fase esté ejecutada. Está previsto que durante este año salga el proyecto e incluso adjudicarse antes de final de año.

Pliego ha sido uno de los pocos municipios donde está funcionando al cien por cien el Plan Concilia…

Sí, está funcionando a la perfección. Acogemos a los niños de tres años y de quinto que no pueden entrar a clase nos lo llevamos a nuestro concilia y es como si tuvieran su clase normal. No son siempre los mismos niños, van rotando, está funcionando subvencionado por el Ayuntamiento, con 40.000 euros, y está siendo muy eficiente tanto para los niños como para la conciliación familiar.

La catalogación de la Sima de la Higuera como Monumento Natural ha sido un gran logro…

Es verdad que han sido muchos años, yo estaba como concejal de Turismo cuando empezamos este proceso. Cuando venía Pedro a verme, uno de los chicos que la descubrió ya fallecido y a la que vamos a dedicar una plaza, ha sido un gran trabajo. Cuando se solicitó en agosto de 2014, da gusto saber reconocer que se ha conseguido aunque haya sido seis años después. Tenemos otro tema pendiente, el tema del camping, a ver si podemos de una manera solucionar los problemas que tiene ese espacio para poder darle uso y tenemos un plan B planteado también que es la modificación del acceso a cargo del alquiler de ese espacio para el gestor del espacio. Demanda hay y contamos con la zona más bonita de Sierra Espuña. Es un gran proyecto y hay interesados al respecto.

¿Qué va a suponer para Pliego tener un Monumento Natural?

Ahora empieza el trabajo duro, la promoción. La Comunidad Autónoma se adelantaba y contamos con un trabajo excepcional de la Sima. Seguiremos trabajando para que quien no pueda entrar a la Sima también pueda disfrutarla. El Centro de Interpretación se pondrá en marcha para que quien lo visite realmente experimente lo que es la Sima, sacar la cueva a la calle. Es importante que la cueva se siga conservando y que entre el ella únicamente personas especializadas.

¿Cómo se encuentra actualmente el castillo de La Mota?

También lleva muchos años intentado ponerse en valor. Acabamos de recibir una subvención para obras de consolidación que superan los 140.000 euros. Poner en valor esta zona, el hecho de que no se pierda una parte de la historia muy importante de Pliego, ya que fue el inicio de la población en el castillo de La Mota, es el inicio del comienzo del pueblo y no debemos dejar que se pierda. La Almoloya seguimos trabajando en ella y hemos invertido junto a la Comunidad y el Grupo Fuertes en este espacio.

Pliego es Sierra Espuña, es La Almoloya, La Mota, la Sima de la Higuera, la calle del Agua… cuenta con muchísimos recursos para ponerlos en valor…

Tenemos cuatro BIC en marcha. La calle del Agua, los dos castillos y la Sima de la Higuera. Tenemos muchos recursos pero nos falta el personal para ponerlos todos en valor. Los técnicos aconsejan que apostemos por uno de esos recursos y tirar hacia delante con él, la Sima es el recurso que podemos poner en valor desde ya. Seguimos trabajando también en nuevos senderos, creo que en breve se pondrá en marcha una nueva ruta senderista, en este aspecto no dejamos de trabajar.

Pliego sigue trabajando también en proyectos de menor envergadura.

Estos pequeños proyectos, enmarcados en el POS, vamos a arreglar dos calles, pavimentar el acceso del campo de fútbol por la parte de atrás, muy demandado por los usuarios y vecinos del campo de fútbol y también van un par de parques, remodelación de los servicios. También la actuación de la Dirección General del Agua para cuando llueva evitar que se inunde la parte del centro. Son muchas cosas, muchos pequeños proyectos, como el Plan de Juventud que nos hemos quedado a medias, el Plan de Igualdad, la plaza de Abastos también incluye unas mejoras a principios de año. Se han quedado muchas cosas a medias y que empezaremos a retomar poco a poco.

Como alcalde, ¿cómo vivió la parte más dura de la pandemia?

Al principio, cuando yo tuve que suspender el mercado, no sabía lo que hacer, era la primera vez que se suspendía un mercado, era un momento duro, llegué a mi casa y me derrumbé, no sabíamos qué iba a pasar. Hubo miedo y no saber a qué nos enfrentábamos. Fue un momento duro de los que no me olvidaré nunca.

Al principio el desconocimiento fue terrible. Cuando empezaban a confinar gente por posibles casos, fueron momentos duros. Los primeros momentos yo creo que fueron muy duros e inciertos porque no sabes para donde debes tirar. Tuvimos que organizarlo todo de un día para otro.

Un mensaje para este 2021…

Ha sido un año distinto, no ha sido un año para recordar y sí un año para olvidar. Espero que 2021 esté lleno de esperanza y que los proyectos que no hemos podido hacer en 2020 se hagan en 2021. Va a ser el año de la vacuna, unos hemos sufrido más que otros, pero lo pasado, pasado está.Tendremos un poco más de esperanza