ENRIQUE SOLER

El escritor y columnista caravaqueño, afincado en Sevilla, Antonio García Mulero presenta su último trabajo ‘Una parte de mí’, este 17 de febrero en el Salón de Actos de la Casa de la Cultura ‘Emilio Sáez’.

Una novela donde muchos caravaqueños que por diferentes motivos tuvieron que emigrar se verán identificados en las historias tan particulares de estos trotamundos.

¿De que trata ‘Una parte de mi’?

Es una loa a Caravaca, a mi tierra que me vio nacer. Por mi cuerpo corre sangre de Lorca y de la pedanía caravaqueña de Archivel. Se trata de tres relatos, de tres trotamundos caravaqueños, que llevan en su corazón la Vera Cruz de Caravaca. Es un canto a la gente, a las fiestas y a esa maravillosa tierra.

¿Cómo ha sido el proceso de edición?

Al ser novato me he tenido que buscar la vida y ha sido autoedición. Hoy en día las diferentes plataformas que existen facilitan mucho la labor para poder editar un libro.

Busqué un medio de autoedición y fue a través de Amazon. Una plataforma que está siendo usada por muchos escritores. Al principio parece más complicado, porque te pide la maquetación en medidas americanas y te parece un mundo, pero luego realmente es muy fácil.

Al final me puso en manos de una editora que fue quien me lo maquetó y editó, pero animo a la gente que quiera a que utilice las autoediciones. No son difíciles de hacer y es una manera de llegar a todo el mundo.

Mucha gente se verá identificada en la novela.

Seguro que sí. Son tres relatos independientes, con tres tramas diferentes, en donde implico al lector en la estimulación de la curiosidad, para saber como acaban las historias de estos tres protagonistas. También hablo, como no puede ser de otra manera, de los aspectos más sustanciales de la vida.

El destino, la libertad y el amor, una manera de complementar esas historias.

El día 17 será la presentación.

Y quiero aprovechar para dar las gracias al Ayuntamiento de Caravaca por la implicación en la presentación de esta novela. Para mi será un honor estar allí con mi gente y mis vecinos. En un lugar tan importante como es la Casa de la Cultura.

¿Suele venir a Caravaca muy a menudo?

Por suerte vive mi madre, aunque ya es muy mayor, y cada mes y medio suelo ir a Caravaca. Tengo allí toda mi familia.

Todo un placer siempre volver a Caravaca. ¿Verdad?

Por supuesto, yo siempre pongo el valor, el mérito que tuvieron todos nuestros antepasados caravaqueños y la gente actual.

Por mi trabajo he recorrido muchos países, y Caravaca no solo traspasa las fronteras de nuestra Región, sino del mundo entero y eso es mérito de tantos y tantos caravaqueños, que han sabido vender muy bien la idea de Caravaca.