Antonio García Martínez-Reina: nos dejaste… tu honestidad permanece en nuestras vidas

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

ADELA GIMÉNEZ TORRECILLA

Son ya cuatro años y nada es lo mismo sin ti!! Conocíamos tu nobleza, tu capacidad para transformar situaciones complicadas, del mismo modo éramos conscientes de tu altura de miras, tu cercanía y tantos valores esenciales que todo ser humano puede ofrecer y de los que todos aprendimos, los que tuvimos la suerte de conocerte y también lo que transmitiste a otros, a través de tus actuaciones y por tu forma de ser. Es solo la síntesis de cómo eras y por tanto es muy difícil superar tu ausencia, una gran persona como tu deja una huella indeleble, un vacío inmenso. Acontecieron vivencias especiales y transcurrido el tiempo continuas provocando emociones de recuerdos que se atesorarán a perpetuidad en mi corazón. Tu honestidad era ilustre, equilibrado en tus acciones, respetuoso con los demás. La estrella que me llevó a conocerte ilumina mi vida, mi trabajo… Fuiste mi compañero, mi maestro y sobre todo mi AMIGO, nunca dabas consejos que para ti no tenias, aunque siempre estabas dispuesto a ofrecer tu sabiduría innata y lo demostraste con tu respetable pueblo. Fuiste garante de los intereses de los caravaqueños, sobre todo de los más necesidades de apoyo tenían. Cambiaste cada barrio, cada plaza, en definitiva ennobleciste una gran Ciudad, la que te vio nacer y por la que tanto batallaste para dignificarla, para que tus convecinos pudiesen vivir en su querida Caravaca y tus hijas estuviesen orgullosas de ti, junto a quienes te queríamos.
Admiro a quienes trabajan con la materia prima de sus sueños, soy de las que creo que el interés, la ilusión y el compromiso de todos, hace posible que la utopía se convierta en realidad. Nacemos con una programación genética y a lo largo de nuestra vida, depende con quien estemos, tomamos un camino u otro. Somos optimistas redomados por la influencia de los sentimientos, por tanto hay personas que restan ilusión a la vida y personas que completan y tu eras de los que optimizaban. Después de más de 30 años compartiendo muchos momentos, buenos y algunos no tanto me siento afortunada, tú siempre decías que de las etapas difíciles se aprende más y eso nunca lo voy a olvidar, ni por supuesto tus ilustradas lecciones y tantas y tantas conversaciones. La vida es realmente corta y cuando compruebas la compañía que jamás te cansa, el lugar donde mejor te encuentras, los libros que te agrada releer, la música que te seduce…. Cuando en definitiva parece que sabes reconocerte a ti mismo, te empiezan a faltar años. A ti te han faltado muchos, lo demás lo tenías suficientemente claro, algo que revelaba tu gran preparación y por tanto tu sencillez y generosidad. No te importaba indagar en territorios desconocidos, introducirte en senderos que no te ofrecían la menor seguridad y todo ello para mejorar tu entorno, con las infraestructuras necesarias y todo lo que ello conlleva. Fuiste de esa generación de MAESTROS, en el amplio sentido de la palabra que difícilmente se repetirá, sabías que la honestidad es la mejor arma para realizar importantes proyectos, uno de ellos y de suma importancia fue para las Personas con discapacidad, este era una prioridad para ti, decías que el día que dejásemos de mirarlos de manera especial, sería un día trascendental y buscando siempre la integración en todos sus aspectos: conocerles, comprenderles… en definitiva la Integración Social y Laboral. Decías que a través de la prestación de apoyos a la Persona se le posibilita la realización de un trabajo valorado socialmente y además contribuye a su desarrollo personal.
Cada 26 de Julio me recuerda lo injusta que es la vida y aún así, cada día me levanto pensando que merece la pena vivirla, hacer prevalecer y desarrollar todo lo que aprendí de ti, esto no es mas que trabajar día a día por las personas con discapacidad intelectual y sus Familias. Desde 1987 tuvo la mirada puesta en la Asociación, su valiente apuesta por los temas sociales le hacía solucionar cada problema, decías que teníamos que escucharles porque siempre tienen algo que aportar. Tu siempre creíste en ellos y con tu energía arrolladora, capaz de transmitir a todos tus ideas innovadoras y de progreso, lograste ser pionero en la INTEGRACIÓN LABORAL, el Alcalde de Caravaca fue a TVE, tu satisfacción personal fue considerable, eras consciente de lo que suponía ese resultado, jamás lo olvidaré. Así pues ese día de Julio perdimos un referente y alguien en quien confiar.
Cuando hablamos de ti, quienes te queremos y me atrevo a decir que estás en el corazón de todo un pueblo, cuanta emoción por tu recuerdo. Fue un clamor popular, tú pronta y dolorosa despedida, ya que supiste ganarte el cariño y el respeto de todos, por el concepto de vida que nos transmitías: belleza, alegría, dedicación y además por lo efímera, nos has dejado un legado importante, como MAESTRO, como ALCALDE ejemplar y como PERSONA extraordinaria. «Siempre te echaré de menos y tu mirada será la luz que ilumine mi vida».
El paso del tiempo no debe servir para aliviar la memoria de los acontecimientos y de las personas que nos precedieron, por ello hablar de Antonio es muy sencillo, teniendo en cuenta que era una persona muy ilustrada, cercana y de gran generosidad. Llevó a cabo tantos proyectos en las diferentes facetas de su vida, que me resulta complejo, por la responsabilidad que me supone el no estar a la altura, ya que fue mucho lo compartido en distintas etapas. Yo conocí a Antonio en el curso 76-77, empezamos a trabajar con personas con discapacidad y en aquel momento no se sabía casi nada de este tema, así que su afán por aprender y enseñar a otros hizo factible muchas aspiraciones y con mucho trabajo e ilusión fuimos dando pasos cuyos frutos están hoy en APCOM.
Se fue de la política y nunca miró atrás, de ningún modo le conmovió el poder, Antonio siempre decía: el poder solo debe servir para PODER HACER COSAS POR LOS DEMÁS. Compartía su tiempo con la naturalidad que le caracterizaba, el amor por sus hijas en su campo y la pasión por su trabajo y amigos, su halo de bondad le ha convertido en una perdida irreparable.

TU AMIGA ADELA

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *