El Año Jubilar visto por dos generaciones

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
El Año Jubilar visto por dos generaciones
.

Noroeste de qué, de dónde. ¿Quién sabe dónde queda? No es una buena marca”.

M. F/J. P.

Comarca de la Cruz. Sin apellido. Tampoco considera necesario que se denomine de la Cruz de Caravaca. Pero Gonzalo López-Augüy padre tiene clarísimo que la marca “comarca del Noroeste” ni atrajo turistas ni los atraerá. Y él sabe de lo que habla, ya que vivió como concejal de Turismo de Caravaca de la Cruzel Año Santo 2003 y el de 2010.

Empieza fuerte la entrevista Gonzalo, a quien reunimos con su hijo, quien trabaja para la Fundación Camino de la Cruz y como no está de retirada como su padre (o en una pausa, que de la política no se va uno nunca del todo) resulta más institucional durante la entrevista. Pero uno no puede evitar recordarlo hace unos meses en Las Cocinas del Jubileo atento al mínimo detalle para convertir esta edición del evento gastronómico en la más concurrida de cuantas se llevan celebrando.

Él no da esos titulares, pero nos resume todo lo conseguido por la Fundación público privada que trabaja para la promoción de los años jubilares y de sus caminos de peregrinación: la recuperación del patrimonio como la fachada de la Parroquia de El Salvador o la fachada de las Claras, posicionar Caravaca como sede de grandes eventos deportivos como la 90K o al Camino dando nombre a la Regata más importante de la región…

El Año Jubilar visto por dos generaciones
Gonzalo López-Auguy y gonzalo López Auguy Torres

Una ruta que se empezó con su padre y durante el gobierno de Domingo Aranda con el apoyo de la extinta Fundación Camino de la Cruz, que trajo por ejemplo exposiciones de la importancia de “La ciudad en lo alto”, una ruta que trajo a Mika, por entonces una estrella musical, a Caravaca.

Entre 1998 y 2003 además se abrió la red de museos que hay en Caravaca, “los siete museos, y se invirtió en patrimonio. Entre todos fuimos capaces de organizar eventos, de etiquetar celebraciones con una marca a nivel internacional como fueron nuestras Fiestas y trabajamos para promocionarlas y situarlas donde están actualmente”.

En ese tiempo también se declararon las Cuadrillas de Barranda como de Interés Turístico Nacional y se apostó, a pesar de las dudas que surgieron, por la organización del Mercado Nacional que, con el tiempo, se ha convertido en el recurso turístico del municipio que más turistas atrae, y se reinventó la Compañía de Jesús como espacio cultural.

“Caravaca se lo creyó y trabajo bien no sólo en el turismo religioso, sino en el turismo en general. 2003 marcó un antes y un después no sólo para esta ciudad sino para todo el Noroeste y la propia región”.

Y sin embargo padre e hijo, a pesar de que reconocen el esfuerzo de los caravaqueños para convertir su ciudad durante un año en el centro de la Cristiandad, creen que quizá sean los menos conscientes del potencial turístico de Caravaca y su comarca: “tenemos que ser capaces de crear una marca turística a nivel comarcal, donde todos estemos integrados y vayamos unidos”.

Y esa marca, y aquí Gonzalo vuelve a sentirse a sus anchas (y recuerda todo el trabajo tan criticado en su momento por acudir a Ferias promocionales como FITUR para que el lector comprenda que no habla por hablar) no puede ser “comarca del Noroeste”. “Noroeste de qué, de dónde. ¿Quién sabe dónde queda? No es una buena marca”.

La suya no es una opinión aislada, solo que pocos se atreven a decirlo en voz alta. Su hijo, con muchos jubilares por delante, calla sobre cómo hacer marca. Hay un tiempo para el trabajo, y ese es su tiempo: el de organizar muchos jubilares más. Y hay un tiempo para la reflexión y por qué no para la provocación, y ese es el tiempo que le toca vivir ahora a su padre.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.