Ya en la calle el nº 1052

Andrés Barrios: «Volver a esta tierra es un verdadero lujo»

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Mari Francis Sáez Escámez/Pianista

Andrés Barrios desborda juventud y talento siendo uno de los artistas con más proyección dentro de la nueva generación de pianistas que fusionan el flamenco, el jazz y otras músicas del mundo. Originario de Utrera (Sevilla), publica en 2019 su primer trabajo discográfico (“Al Sur del Jazz”) y a este se le suma el lanzamiento de dos sencillos “Meraki” (2021) y “Contrastes” (2021). El sevillano vuelve a Murcia tras ser laureado con el primer premio Filón del “Cante de las Minas 2018” para actuar en otro de los festivales cumbre de nuestra región: el “Festival Internacional de Jazz de San Javier”, donde actuará el próximo sábado 9 de julio junto a su trío (el contrabajista Reinier Elizarde Negrón y el baterista Shayan Fathi) y, que además, contará con la presencia de Manuel Lombo como artista invitado.

P: Tras el triunfo y el reconocimiento que recibiste en el “Cante de las minas” ¿qué sensaciones tienes de volver a Murcia?, ¿qué supuso para tu carrera este reconocimiento?

R: Para mí, fue realmente una confirmación de que siendo tan joven lo que estaba haciendo iba por buen camino y estaba teniendo recorrido porque que te reconozcan en el mundo del flamenco, que ya sabemos que a veces es un mundo complicado para abrir sus puertas a nuevos artistas, ya que naturalmente quieren conservar muy bien la riqueza que tiene esta música, pues fue todo un honor. Y ahora, volver a esta tierra, que tan buen recuerdo me evoca y a uno de sus grandes festivales como es el Festival Internacional de Jazz de San Javier, pues es un verdadero lujo; voy a disfrutar con todas mis ganas, y nos estamos preparando para darlo todo.

P: De niños nos sentimos atraídos por diferentes aficiones, actividades… ¿Cómo sentiste tú la llamada de la música?

R: La verdad es que yo en casa siempre escuchaba mucha música con mi familia. Mi familia son todos muy aficionados a la música en general pero no hay ningún miembro que sea profesional en este mundo. Pero sí que, por ejemplo, mis padres cantan en corales y también, a mis abuelos les gusta el flamenco. En Utrera se escucha mucha música, mucho flamenco. Antes de los siete años, edad con la que empecé el conservatorio y que empezaba a tener claro que tenía una conexión absoluta con la música, puesto que a esa edad ya componía algunas cosas, se me veía ya que tenía mucho oído para cantar y para sacar melodías con los instrumentos de juguete que me regalaban. Ya tenía por entonces claro que yo iba a estar con la música siempre.

P: La entrada al conservatorio supuso que te iniciaras en el repertorio de piano clásico, pero, ¿cuándo empezaste a experimentar con el flamenco y el jazz?

R: Cuando era pequeño no me gustaba el flamenco, hasta los catorce años era un poco reacio, porque lo escuchaba tanto en el pueblo que de alguna forma lo tenía aborrecido, por así decirlo. Fíjate, y ya a los catorce, tras ver una película de Camarón de la Isla, empecé a ver vídeos suyos y ahí entendí el trasfondo del flamenco. Porque, de partida, para quien lo escucha, puede parecerle un poco, no sé, serio o con algunos giros musicales un poco duros, bruscos. Pero en cuanto entiendes el contexto y el porqué, entiendes por qué se canta con esa pena y también con esa alegría. Así que, en ese momento me puse a tocar la guitarra flamenca y el piano. Y, a partir del flamenco, descubrí el jazz, otras músicas del mundo y todas las posibilidades que existen para rearmonizar y hacer ritmos muy diferentes.  Y desde entonces, empecé a investigar todos estos aspectos.

P: Entonces, ¿cómo se retroalimenta la técnica y el repertorio de piano clásico con el jazz y el flamenco?

R: La técnica de pianista clásico me aporta unas posibilidades mucho mayores porque es verdad que a la hora de, por ejemplo, acompañar al cante (que a mí me gusta mucho el hecho de acompañar a un cantaor flamenco), digamos que intento llevar mucho la técnica clásica, no sólo en lo virtuoso de correr mucho en teclado, sino en cuestiones como: los planos sonoros, que tenga mucha riqueza dinámica y que los sonidos que creas sean interesantes. Y, en todo esto, la música clásica te da y aporta un abanico de opciones que son enormes, pues aporta mucho al flamenco y le da unas sonoridades que incluso van más allá de propio flamenco en sí.

P: Ese dominio que tienes de la armonía y el ritmo no sólo parece algo que pueda compararse con una lengua materna, sino que da la sensación que te viene de nacimiento, que está inserto en tu ADN, ¿cómo se formó Andrés Barrios?

R: Realmente, todo lo que son esas incorporaciones que he ido haciendo en los últimos siete u ocho años, han sido fruto de un estudio muy serio, pero también mucho a través de YouTube, de escuchar a mucha gente y de sacarlo de oído. A mí desde pequeño siempre me ha gustado eso de sacar melodías y armonías y hay veces que son tan complejas que tienes que escucharlo cincuenta veces para sacar un único acorde.  Pero es un trabajo que al final te hace interiorizar dicho acorde y a partir de ahí, puedes desarrollar muchas ideas con él. Rítmicamente, es lo mismo, ¿cómo se aprende inglés? Pues la mejor forma es escuchando muchísimo el idioma, y luego soltándote al hablar, equivocarte… Y así, como los niños, vas aprendiendo a conjugar. Y, bueno, también me gusta centrarme en los compositores como Falla u otros compositores nacionalistas españoles, que al final deben de ser una referencia absoluta en la música de nuestro país. Yo siento también la responsabilidad de llevar por bandera que ellos son nuestros antecesores. 

P: Detrás de tu trabajo discográfico hay mucho estudio y conocimiento, ¿de qué fuentes bebes?, ¿qué método de trabajo sigues para realizar los temas que compones?

R: Depende mucho del tema. Es verdad que hay temas que sí los pienso centrándome en una melodía flamenca.  Quizás pienso: oye, pues voy a hacer algo en ritmo de seguiriya, que tenga una armonía jazzística y que tenga ritmos, por ejemplo, de música árabe. Pues ya en ese momento, partes de una idea teórica con la que quieres contar.

Pero normalmente, intento dejar que fluya la imaginación. Pero claro, para que salga una obra, tienes que probar trescientas ideas que no sirven, y a la trescientas uno pues la encuentras. No obstante, siempre es un proceso que parte de una figura rítmica, armónica o melódica y a partir de ahí, construyo.

Una ronda rápida…

Referentes del clásico: como compositores, Mahler y Turina. Como intérpretes, Rubinstein, Ashkenazy y Richter.

Referentes del flamenco: En el cante, Camarón y en la guitarra, Paco de Lucía.

Referentes del jazz: Chick Corea, Gonzalo Rubalcaba y Tigran Hamasyan.

Una folklórica: Rocío Jurado.

Referente dentro de la poesía: Federico García Lorca y Antonio Machado. Dentro del músico instrumentista que escribe letras, Vicente Amigo.

P: El próximo sábado actuarás en el festival de Jazz de San Javier junto a tu trío y con la colaboración especial de Manuel Lombo. ¿Por qué no debemos perdérnoslo?

R: Deben venir porque va a ser algo único. Vamos a hacer una música y un espectáculo que va a ser algo muy fuerte para los sentidos. Será como una ducha de agua fría de renovación, de juventud, de música española universal y que creo que no va a dejar indiferente a nadie ya que es la nueva forma de entender la música de nuestras raíces.

 

 

 

 

 

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Sonrisa Saharaui
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco