Pedro Antonio Hurtado García

Veintitrés años al frente de un certamen, creado por él mismo, ofrecen un valioso bagaje y un profundo conocimiento en la materia, pero, al mismo tiempo, hacen trabajar denodadamente, fortaleciendo la persistencia, la paciencia y el saber estar para no entorpecer negociaciones con los músicos que suben al escenario, relaciones con sus representantes y crear siempre el mejor clima artístico, personal y humano, que es, sin duda alguna, el que mantiene con todas las estrellas que han pasado por el firmamento marmenorense.

Auténticos titanes.- Han sido, insistimos, nada más y nada menos que 23 años al frente del “Festival Internacional de Jazz”, de San Javier, un certamen que comenzó con enorme decisión, pero en un clima de notable humildad. Actualmente, se ha convertido en uno de los mejores acontecimientos del jazz en nuestro país, ofreciendo actuaciones de las más consagradas figuras del género, ya que, por su escenario, han desfilado, en algunos casos de forma múltiplemente repetida, estrellas como Chick Corea, Kevin Mahogany, Ron Carter, Maceo Parker, Marcus Miller, Myles Sanko, Jamison Ross, Bill Evans, “Creedence Clearwater Revival”, Sarah McKenzie, Vonda Shepard, Michel Legrand, George Benson, Melody Gardot, Dorantes, Steve Vai, Janiva Magness, “The Mavericks”, Jackson Browne, Giovanni Mirabassi, Freddy Cole, Bobby McFerrin, Michel Camilo, Chuchito Valdés, Pedro Iturralde, John Fogerty, Uriah Heep, John Pizzarelli, Lila Downs, “Chicago”, Wynton Marsalis y un montón de grandes referentes de la música que, por interminables, nos dejamos en el tintero. Unos, más jazzistas; otros, menos, pero todos ellos gigantes para confeccionar carteles con auténticos titanes.

Intachable trayectoria.- Y, todo eso, lo dirigía Alberto Nieto Meca, secretario titular del Ayuntamiento de San Javier y aficionado al jazz con una intensidad que rebasa lo posible. Persona singular, trabajador incansable, coleccionista musical, formado y con destacada titulación académica, baterista que fue en sus años jóvenes, dedicado a su familia a la que, habitualmente y para compensarle el tiempo dedicado al jazz, le acompaña, frecuentemente, en las veladas del mes de julio, cada año, en sus butacas del “Auditorio del Parque Almansa”, lugar emblemático y santuario del jazz y los grandes acontecimientos artísticos.

Reconocimiento a sus colaboradores.- Conocer a Alberto Nieto, es un lujo impagable. Es sencillo, cercano, amable, no rehúye el trato con nadie, afronta los problemas, les busca soluciones, tiene mano izquierda, capacidad de maniobra, ocurrencias para complacer y salidas para resolver. Y lo más relevante es que nunca asume que haya hecho nada. Todo lo asigna al equipo que ha tenido siempre en el certamen, “formado por personas resolutivas, capaces, trabajadoras, responsables e identificadas con su actividad organizativa”, dice siempre que tiene oportunidad de alabar a sus colaboradores.

Presentador, también.- Además de ocuparse de toda la programación, durante 23 años, siempre ha subido al escenario para presentar a los artistas con una dicción clarísima, una voz cristalina, una documentación precisa, un tiempo discreto y un conocimiento cercano para el que no precisaba del apoyo de guiones escritos, sino que todo lo dejaba descansar en su inquebrantable memoria para culminarlo perfectamente.

Una programación deshecha.- Inquieto en los descansos, entre actuación y actuación, en las veladas de doble programación, con el fin de que no se prolongaran los tiempos de reajuste escénico y que la concurrencia nunca se impacientara, preocupado por el más mínimo detalle, adelantándose a la jugada para que todo resultara bordado. Y, el pasado año 2020, se produjo arrebato para deshacer toda la programación prevista, a causa del inesperado coronavirus, lo que nos dejó sin certamen, teniendo que anularlo totalmente, tratarlo con los artistas y evitar los máximos quebrantos para todas las partes.

Asesor artístico.- Respetado en su trabajo, querido y recordado en los ayuntamientos por los que pasó anteriormente, atendiendo las mismas funciones que desempeñó en San Javier durante tantos años. Ahora, le ha llegado el momento de la jubilación oficial en su tarea profesional y ha querido hacerlo coincidir con su responsabilidad como director general del certamen de jazz marmenorense. No obstante, la nueva organización no ha querido prescindir, de él, totalmente. Por eso, le han pedido que se ocupe del asesoramiento artístico, lo que, indudablemente, supondrá que, en San Javier, el jazz continuará creciendo en calidad y contará, como hasta ahora, con las más rutilantes estrellas del panorama mundial.

Ovación con el auditorio puesto en pie.- Lo que se respeta, se considera, se valora y hasta se quiere a Alberto Nieto Meca, quedó patente en la noche en la que se le tributó un merecido homenaje, dentro de una de las veladas de la última edición, como ya informamos en su momento y como queda inmortalizado en la instantánea que ilustra esta crónica, con Nieto recibiendo la placa conmemorativa y flanqueado por el alcalde, José Miguel Luengo Gallego, y el concejal de cultura, David Martínez Gómez (foto de Pedro Sáez/Jazz San Javier), porque, esa noche, el referido homenaje, que finalizó con sus palabras de gratitud, fue rematado con una ovación, de más de cinco minutos de duración, con todo el auditorio puesto en pie, lo que no solamente emocionó a Nieto, sino a muchos de los presentes. Se lo merecía y así lo reconoció el público habitual de este ciclo jazzístico.

Una aportación sin parangón.- Ahora, cuando ha acabado el verano y estrenamos estación otoñal, ya sin certámenes musicales pendientes de celebración, pero con el resultado de San Javier cercano y vibrando todavía en nuestros oídos, hemos querido reconocer la verdad, la capacidad, el mérito y el ímprobo trabajo de un hombre que, para los aficionados, ahora y siempre, será recordado como el verdadero anfitrión, fundador y pilar esencial de un festival que se consolida para siempre y cuyos cimientos, él, ha dejado tan sólidos como los de las edificaciones de las grandes catedrales. Le echaremos de menos, desde luego que sí. Y, además, no será fácil, para los nuevos responsables, mantener el nivel que imprimió Alberto Nieto, pero lo conseguirán, seguro que sí, porque la dinámica de funcionamiento está perfectamente trazada y ampliamente reconocida. No hay más que identificar la senda y seguirla. Disfruta, ahora, de tu familia, Alberto, goza de la música que tanto te gusta y acude al certamen de jazz, como harás siempre, sin responsabilidades que te inquieten. Tu encomiable aportación, ahora y siempre, será muy difícil que tenga parangón alguno. Buenos días.