JAIME PARRA

Nos encontramos en uno de esos meses en que entre baño y baño los niños y adolescentes de Moratalla deciden qué activides extraescolares realizarán a lo largo del año: ¿atletismo o fútbol? ¿música o taekwondo?

Lo que no podían era convertirse una tarde en un fiero pirata y a la semana siguiente en heroína en una guerra, fingir llorar y al instante estallar en carcajadas, regresar al tiempo de sus abuelos o viajar al futuro… Hasta ahora.

Cuando empiece el curso escolar, quienes quieran vivir todas estas emociones y a la vez perder la vergüenza, conocer nuevos amigos, desarrollar su creativad… pueden hacerlo en el taller de teatro que organiza Alba Guirao Pérez, una joven de la localidad seducida por el teatro y que quiere transmitir a los más jóvenes su pasión.

“En el colegio realicé algunas obras de teatro en días señalados, aunque no me di cuenta de lo que me gustaba este mundillo hasta que hice una obra de teatro para fin de curso en 6º de Primaria junto con mis compañeros y compañeras”, nos explica. Me gustó tanto que al año siguiente, comencé a escribir una obra de teatro; un musical de Disney. Junté a gran parte de los personajes de esta industria y comencé a escribir una historia que ya estaba rondando por mi cabeza meses antes. Propuse al AMPA del centro escolar hacerla con el alumnado de 6º de Primaria para fin de curso y finalmente, la dirigí y la presenté en junio de ese año”.

Su experiencia teatral continuó en San Javier, ciudad a la que se mudó: “estuve en un taller de teatro durante cuatro años, en el cual aprendí muchísimo, hice muchas obras de teatro, pero sobre todo me llevé a personas estupendas de ahí. También hice el bachiller de Bellas Artes en San Javier, una de las asignaturas de 2º era arte dramático, realicé una de las obras más intensas en las que he actuado, que fue Bodas de Sangre”.

De su papel en la obra de Federico García Lorca hace cuatro años y, desde entonces no ha actuado pero en la Universidad realizó un curso sobre teatro y niños, donde aprendió las técnicas que en su taller llevará a la práctica.

Para que eche a andar el taller, que le gustaría que finalizara con una representación en el teatro Trieta, necesita saber si cuenta con un mínimo de alumnos, por lo que las familias interesadas pueden contactar con ella llamando al 620187626.

Eres autora de una obra estrenada. ¿Cómo fue la experiencia?

Fue increíble. Tenía 14 años, aún no tenía claro muchas cosas, era una niña, pero fue un reto que quise cumplir, ya que a la vez estaba estudiando 2º de ESO, tenía que estar centrada en ambas cosas, pero puedo decir que lo conseguí. Fue difícil, porque estaba preparando una obra que en la que iban a actuar niños y niñas con dos años menos que yo, y no se trataba de un adulto que les estaba preparando una obra de teatro, sino una joven con 14 años. A veces no me tomaban en serio, aunque tengo carácter y siempre intenté mantenerme en mi sitio. Al final se convirtió en una de las experiencias más increíbles que he vivido y siempre la recordaré.

¿A quién va dirigido el taller?

El taller va dirigido a niños y jóvenes. No he marcado una edad mínima ni tampoco una máxima. Creo con cualquier edad puedes aprender del teatro y divertirte.

¿Cuántas personas consideras necesarias para poder ponerlo en marcha?

Por poner un número mínimo, 10 personas, ya que la idea es que todo lo que trabajemos durante el año que duraría el taller, se refleje en una obra de teatro a final de curso, y se necesitan actores y actrices para poder hacer una con una gran historia. Así que animo a todos a que prueben esta experiencia porque seguro que repetirán.

¿Qué forma has pensado darle?

Mi idea es hacer diversas actividades, donde nos conozcamos todos, que los actores y actrices se sientan en una especie de familia, aprender a gesticular, a expresar algo de forma hablada o con el cuerpo, divertirse, relacionarse, el teatro también ayuda a niños con dificultades para esto.

¿Por qué consideras beneficioso el teatro?

Porque ayuda en muchos aspectos; en temas de vergüenza, de expresión, de relacionarse con otras personas, de divertirse aprendiendo los unos de los otros, de sentirse uno mismo. El teatro es libertad para crear, imaginar…, y creo que es muy importante que un niño desarrolle la creatividad y la imaginación, porque son niños y necesitan seguir siendo precisamente eso.