JAIME PARRA

Desde el viernes 2 de febrero se puede encontrar en todas las plataformas digitales “Brotes”, el primer trabajo de Carlos J. Marín bajo el nombre de LeVERSE. Asimismo puede verse “En un momento”, su videoclip oficial.

¿Por qué el nombre de LeVERSE?

El proceso de composición y de creación de “Brotes” tiene que ver completamente en la decisión del nombre. Después de buscar la inspiración para el nombre del proyecto en distintos lugares me di cuenta que lo tenía delante todo el rato. Son canciones que representan una nueva exposición, un surgimiento, un alzamiento desde la introspectiva y el nombre se basó en eso. Alzarse, surgir, levantarse. Tengo una conexión especial con la lengua francesa y me resulta realmente artística y elegante. Así, ese movimiento de “alzarse”, traducido al francés, derivaba en “se lever”. Teniendo en cuenta que mi manera de surgir ha sido en relación a mis composiciones, pasé el pronombre al final para crear “lever se” y “le verse” (el verso). Al final quedó como “LeVERSE”. Yo lo interpreto como “surgir y alzarse mediante el verso”.

¿Qué diferencias hay entre esta banda y otros proyectos musicales en los que has participado?

Es evidente que en todos los proyectos en los que he participado anteriormente han sido grupos. Desde mis inicios en “Estado Trémulo”, mis pasos por “Raudales” (Chile) y grupos sin nombre ya en España a mi última participación ya en “Nuevo Orden Beat”. Aún mantenemos una formación en Madrid llamada “RandomFish”, con Txús Jiménez y Antonio Cezón; formación que mantenemos con mucho cariño aunque no tengamos demasiada actividad por el momento. Los componentes comunes han sido que la composición en todos ellos ha sido o compartida o ha estado a cargo de otra persona. En “Estado Trémulo” nuestras primeras composiciones eran letras de mi madre y música que creábamos entre todos. Hay composiciones mías así como de Tony Zafra y Paco Ruiz. Incluso contábamos con “El Pecado de la Pasión” cuya música sí fue compuesta por mi aunque la letra la creó Juanjo Santos, amigo de hace años en Madrid. Como digo, la tónica era la composición compartida. En “Raudales” (Chile) mi labor era principalmente de interpretación ya que la mayoría de las letras y composiciones originales pertenecían a Eduardo Bravo, guitarrista del grupo, y alguna otra a Andrés Hernández, guitarrista también. Ya en España, algunos amigos nos juntamos para crear una formación y volver a disfrutar juntos de la música. Es cierto que tocábamos algunas composiciones nuevas mías aunque también lo es que recogimos algunas canciones que ya habían pasado por mi vida en anteriores formaciones como “Raudales” y “Estado Trémulo”, así como algunas versiones de algunos grupos muy conocidos. “RandomFish” no cuenta con composiciones propias sino que elegimos canciones que nos acompañan durante nuestra vida y las unificamos en un concepto trío con las voces de Txús Jiménez y mía, así como con las guitarras de Antonio Cezón y mía. “Nuevo Orden Beat” fue una apuesta apasionante planteada por John L’Obrian a Andrés López (batería) y a mi. John compuso una serie de canciones que puso a disposición de la formación y nos basamos al 100% en su concepto, por lo que repetí como intérprete sin meter mano en la composición.

Ya con mi proyecto “LeVERSE”, por primera vez, me baso únicamente en composiciones originales mías y que cuentan con distintos matices que han ido aportando las distintas personas que han trabajado conmigo desde la pre-producción, como Cuco López y Moy Gomar, hasta la producción final en los que han tenido un aporte fundamental Álex Jiménez como productor y todos los músicos que han hecho que “Brotes” viniera a la vida (Sergio Bernal, Juan Tae “El Niño de Mula, Rafa Val, Alejandro Abellán, Freddy Cantos, Pablo de Torres, Aarón Sáez y Susi Espín) Además, “LeVERSE” no se basa en una formación estructurada y fija; es un proyecto en el que a veces habrá una persona, otras 3, otras 5…”LeVERSE” lo forma también todo aquello que me rodea y que hace que esa relación con la vida me inspire a seguir contando mi historia.

¿Qué ha aportado la producción de Alex Jiménez?

El trabajo de Álex Jiménez ha sido fundamental desde la creación de la primera canción hasta la publicación del último tema en el Facebook. Álex se ha involucrado desde principio a fin de una manera muy potente y su aporte tanto laboral como personal ha resultado decisivo para que me decidiera y me atreviera a dar el paso definitivo de lanzar el proyecto “LeVERSE”. Cabe decir que en ámbitos de producción, Álex ha contado con mi total confianza y ha dispuesto de las canciones para hacer lo que él ha querido, sin obstrucción de ningún tipo por mi parte. Por primera vez sentía que la mejor forma de poder expresar lo que soy no era decirlo yo, sino que alguien diera forma a mi obra mediante su visión de mi. Suelo decir algo que creo fervientemente que es que nosotros no somos solamente lo que percibimos de nosotros mismos sino lo que los demás ven de nosotros, somos todo eso. En este contexto, sentía que debía dejar que el profesional que es Álex diera forma a mis ideas ya que eso también soy yo, no solamente lo que yo veo sino lo que ve, en este caso, Álex. Y para ello también se ha encargado de combinar a los diferentes músicos que han participado en la producción y de involucrarlos de una manera realmente intensa y hermosa con el proyecto.

Y a partir de ahí él ha ido montando los temas conforme a su idea también y su experiencia de una forma absolutamente genial. Compartir esos días de pre producción, de producción en estudio, de escuchas de mezclas,…han sido muy instructivos y de un valor impresionante, porque me di cuenta la calidad personal y profesional que atesora Álex y el cariño real que le ha ido poniendo a todas y cada una de las canciones durante el proceso. Por lo tanto creo que, como síntesis a la pregunta que me has hecho, diría que ha aportado mucho trabajo, visión, muchísimo detallismo, muchísima calidad y profesionalidad y, afortunadamente a la vista está, muchísimo cariño.

Hemos buscado que las canciones hablen por sí solas, bajo la premisa de “menos es más”, y dejar que sean las propias canciones las que pidan lo que van necesitando. Puede parecer un tanto tópico y extraño aunque la verdad es que funciona realmente. Hemos huido del sonido limpio y cristalino para sumergirnos en sonidos más opacos y que le dan a las canciones ese aire y color introspectivo que pretenden expresar. Baterías contundentes y sofisticadas magistralmente desarrolladas por Sergio Bernal (MClan); bajos precisos y expresivos de la mano de un crack como Juan Tae “El Niño de Mula” (Varry Brava, Atrezo, Ropero…); guitarras con un ambiente único, con vida propia…y quién mejor para darles vida que un maestro de los sonidos como es Rafa Val (Viva Suecia); guitarras solistas atrevidas, con fuerza y dinamismo nacidas del alma de Alejandro Abellán (Belter Souls), una maravilla; acústicas, eléctricas y mandolina con un sonido único, fresco, evocador con las que Freddy Cantos (DeNauters, The Golden Lips) nos transporta; el piano sutil, delicado y emocionante acariciado por Pablo de Torres (Belter Souls); sonidos frescos, florales e intensos procedentes de la espontaneidad de Aarón Sáez (Varry Brava); y la maravillosa y dulce voz de una artista indiscutible como es la ceheginera Susi Espín. Todo ello combinado para ofrecer un sonido único y en el que los ambientes cobran una sutil importancia para acercarnos lo máximo posible a la emoción que cada canción pretende expresar.

Leo que aparcaste por una temporada tu música, ¿qué motivos tenías?

Sinceramente creo que nunca había sentido el contacto con la música de la manera que lo siento en este momento. Todo se basa en la confianza que tenía en cada momento en el que la música y yo nos hemos cruzado y, la verdad, he tenido una relación de amor-odio con la música bastante intensa. También se debe a un factor de organización. Hubo un momento en el que no daba abasto con tantas cosas, entre el trabajo, el teatro, en el que he llegado a colaborar con 3 grupos distintos (Taller de Teatro de Fernando Ripoll, Grupo Alhory y Grupo El Molino) y la sensación que no descansaba lo suficiente tanto física como emocionalmente, decidí entonces aparcar la música por un tema básicamente de prioridades. No conseguía sentirlo como una prioridad y así se diluyó hasta quedar en un plano inferior. Si a eso le añades que no sentía que me estuviera entregando lo suficiente por motivos de querer, no de poder, pues creo que estaba “cantado” que necesitaba aparcarla para ver si el tiempo me daba más adelante la oportunidad de retomar esa relación de una manera más sana emocionalmente y, por lo que siento en este momento, creo que fue una decisión completamente acertada.

Sin embargo, no te has mantenido alejado de la música, organizaste el pasado verano un festival en Cehegín.

La verdad es que el tema de la organización del “Albaricoque Rock” no deja de ser una anécdota. Creo que es importante cuidar la salud cultural de nuestro pueblo en particular y de nuestra sociedad en general, y dentro de ese cuidado yo conecto mucho con los grupos musicales de la zona. Me da la impresión que el tener contacto directo con la música es un factor importante para poder aportarles seguridad ya que hablamos prácticamente el mismo “idioma” y, de esa manera, poder poner los límites de organización para que todo se desarrolle afín a la necesidad de los grupos y no haya problemas de ego.

Además, eres acto con el grupo de teatro Alhory. ¿esto último ha ayudado a que tuvieras claro qué pretendías con el videoclip de “En un momento”?

En cuanto a lo de “actor”, yo soy un simple aprendiz. Bien es cierto que cada vez me produce más satisfacción poder ofrecer esa faceta que he ido cultivando estos últimos años. En cuanto a eso, ya te adelanto que mi idea inicial era no aparecer en el videoclip, algo que me quitaron de la cabeza en la primera reunión.

El videoclip ha sido un proceso más dentro de lo que pretendía con “Brotes”. Álex contactó con Marcos López, de MOOD FILMS, en Murcia, y le pasó la canción “En un momento”, que fue además la primera composición que hice en esta nueva época de apertura emocional. Lo cierto es que nos reunimos una mañana en una cafetería y nos presentó su idea y no hizo falta nada más. La idea cuadraba a la perfección con lo que la canción representa. Y lo digo teniendo en cuenta que todo lo que habla la canción es experiencia personal propia. Es pasar de vivir tras una coraza, completamente ciego a lo ajeno y a lo propio, al mundo que te rodea, a la visión, a la exploración personal, a los sentidos…a abrirse una brecha que te permite ver desde otro lugar, a través de esa armadura; que te deja sentir poco a poco el aire, el frío, el calor, el agua, todo lo que te rodea, con las luces y las sombras a flor de piel; es ir quitándose capas progresivamente hasta mostrarte completamente desnudo a la vida y aceptar lo que ella nos entrega; una analogía al automatismo que hoy día y desde hace tiempo abraza a la sociedad, que nos hace vivir en un estado de ansiedad y ceguedad continua, y nos hizo esconder esa autenticidad que todos los seres humanos poseemos. Dio absolutamente en el clavo y decidí hacer como con la producción de “Brotes”…dejarle libertad absoluta para que creara. Y creo, de nuevo, que fue la mejor decisión que pude tomar. La implicación y la entrega de Marcos a este videoclip ha sido impresionante, única. No ha escatimado en trabajo, en horas de edición y post producción; ha puesto toda la carne en el asador y, además, con una ilusión tremendamente contagiosa. Y a la vista está la altísima calidad que atesora.

¿Dónde actuarás próximamente y en qué formato?

Aún está por definirse la hoja de ruta. Por el momento vamos a proseguir haciendo 2 o 3 videoclips más, con alguna sorpresa que ya iremos diciendo. En este momento buscamos afianzar el proyecto otorgándole el grado de compromiso que podemos y que requiere. También hace falta un setlist importante sobre el que trabajar y en ello nos encontramos también a día de hoy. Ya he compuesto una serie de canciones las cuales escucharemos Álex y yo, y ahí decidiremos cuáles se incorporan y forman parte del repertorio. A partir de ahí trabajaremos en la maquetación de las mismas y, a continuación, procederemos a buscar formación y ver los diferentes formatos en los que se podrán desarrollar las actuaciones.

Lo que está claro es que “Brotes” saldrá a escena y ahora toca ser paciente y coherente para hacer del proyecto algo real y duradero. Al fin y al cabo “LeVERSE” ya ha surgido.