Mª de Tiscar Méndez Morata

Psicóloga Centro de Día Mayrena de APCOM

Tomar decisiones es algo natural en la vida de cualquier persona, pero la mayoría de las personas con discapacidad no lo hacen y en muchas ocasiones no porque no sean capaces sino porque no se les da la oportunidad de hacerlo.

Hasta hace poco, los planes de apoyo de las personas con discapacidad eran desarrollados por profesionales. Sus objetivos reflejaban más bien la disponibilidad de los servicios que las preferencias individuales y enfatizaban los recursos de la entidad más que los comunitarios. Estaban focalizados en el sistema y la organización.

Desde hace algunos años esto está cambiando y han aparecido varios enfoques acerca de cómo mejorar la forma de apoyar individualmente a las personas con discapacidad para conseguir que tengan posibilidad de planificar y tomar decisiones en sus vidas.

De todos esos enfoques fue surgiendo una metodología llamada PCP, Planificación centrada en la Persona.

Desde la PCP se intenta que la persona con discapacidad, con apoyo de personas importantes para ella, vaya planteando sus propios planes y metas de futuro así como la forma de ir consiguiéndolos.

Esta metodología se basa en la creencia de que ninguna persona es igual a otra y todos tenemos distintos intereses, necesidades y sueños, por eso es tan importante tener en cuenta a cada persona de manera individual.

En el Centro de Día Mayrena, desde hace algún tiempo venimos trabajando desde esta línea, ya que esta forma de trabajo ayuda a evitar que las personas se vean privadas del control de su propia vida y que se conviertan en meros espectadores de sus necesidades.

El trabajo de los profesionales ya no se entiende únicamente como el de enseñar habilidades funcionales o disminuir los problemas que presenta cada persona. Estas acciones se entienden como herramientas para lograr un fin: que cada persona esté más satisfecha con su vida, sea más feliz y se desarrolle al máximo, acercándose poco a poco hacia el logro de sus proyectos de vida, de sus metas personales, sean cuales sean.

Planificar nos ayuda a poner en orden nuestra vida y lo que es más importante, nos capacita para poder realizar lo que deseamos.

Conforme se van tomando decisiones en la vida se van adquiriendo más recursos. De esta manera mejora la habilidad de toma de decisiones, lo que permite ser consciente de que uno es capaz. Esto unido a que en muchas ocasiones las decisiones tomadas son las correctas tiene como resultado un aumento de la autoestima lo que desemboca en mayor felicidad y satisfacción con uno mismo.

El objetivo principal de trabajar desde esta metodología es dar fuerza a la voz de la persona con discapacidad intelectual, escucharla y aprender de ella, de sus puntos fuertes, capacidades y aspiraciones.

Es hora de ayudarles a conseguir su oportunidad y apoyarles en su viaje, puesto que quien no camina hacia sus sueños, difícilmente los alcanzará…