ALFONSO MARTÍNEZ BAÑOS/Viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea Regional

El 2 de junio de 2018 se firmó el Pacto Regional del Agua. En aquel acto López Miras dijo, «los murcianos nos piden a los partidos que aparquemos nuestras diferencias con la política de agua». El pacto contenía 35 puntos de muy diversa índole y competencia, del Gobierno de España y del Gobierno regional. En estos dos años y medio los socialistas hemos pedido reunirnos para reflotarlo y evaluar su grado de cumplimiento, sin éxito por la negativa de López Miras a convocarnos. Las esperanzas de que la firma de ese pacto no se limitara a un mero acto de oportunidad política, se han desvanecido. Queda claro que este, como tantos otros, forma parte de la política de escaparate del PP y el Gobierno regional.

Los socialistas murcianos explican en Mazarrón su posición respecto al trasvase

El PP ha utilizado el agua como una herramienta electoral, ellos siempre han preferido hacer política con el agua, en vez de política de agua. Por eso, ni ha habido, ni hay planificación. Para los socialistas murcianos el agua es un desafío que debe estar al margen del tacticismo y estrategia partidista, es un elemento esencial para dar solidez a nuestra economía y empleo. Por ello, desde hace meses, trabajamos en una planificación hidrológica que resuelva este desafío para siempre. En un mix hidrológico que integre los recursos propios de la cuenca, la depuración de las aguas residuales, la desalación y el trasvase Tajo-Segura, a un precio que esté en entorno de los 30 céntimos de euros el metro cúbico.

La cuenca del Segura consume cada año unos 1.600 hm3, de los que 320 Hm3 vienen del trasvase Tajo-Segura, 110 hm3 para beber y unos 210 hm3 para regar. Un 14% del agua que utilizamos en la Cuenca para regar viene del trasvase. El trasvase Tajo-Segura para el PSRM es intocable, sería absurdo no aprovechar las infraestructuras que tenemos. Pero, no podemos obviar ni negar la realidad del cambio climático, hacerlo sería un suicidio económico colectivo. Habrá periodos de sequía más largos, menos precipitaciones y menos agua para trasvasar, lo que nos obliga a disponer de otras fuentes.

Si queremos afrontar el futuro de la economía regional y especialmente el de la agricultura, con garantía y seguridad, es importante que conozcamos este dato para adaptar nuestras necesidades a los recursos disponibles. Cuanto antes asumamos esta realidad, antes estaremos en disposición de afrontarla. Con esta perspectiva cualquier recurso externo es importante y necesario. Hablar de recursos externos principales y complementarios es un error. Todos los recursos se complementan entre sí. Esta tiene que ser la perspectiva inteligente de la estrategia.

Además, no es verdad, como afirma el Gobierno de Castilla-La Mancha, que el Tribunal Supremo haya ordenado subir el caudal ecológico del río Tajo. Lo que ha dicho el alto Tribunal es que hay que establecer estos caudales en el Plan Hidrológico del Tajo, que no existen por la negligencia del Gobierno de Rajoy. Por tanto, los socialistas murcianos no vamos a consentir que suban estos caudales a su paso por Aranjuez de los 6 metros cúbicos por segundo a los 8,5. Ni está justificado, ni es admisible para una economía como la nuestra, con una alta dependencia del sector agroalimentario. Por otra parte, ya que hablamos de caudales ecológicos del río Tajo, es necesario que el presidente regional reclame a la señora Ayuso que depure las aguas residuales de Madrid, ya que este es uno de los graves problemas ecológicos de este río.

En definitiva, hay mucho trabajo pendiente. Aprendamos de los errores del pasado, en donde ha sobrado la política con el agua y han faltado políticas del agua que garanticen el agua para beber y vivir.