PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Con 46 años, de forma natural, ha fallecido Santos Blanco, el rubio de la formación musical “Locomía”, a la que llegó sustituyendo a Juan Antonio Fuentes, banda de especial presencia escénica en la década de los ’80 del pasado siglo. Gozaban de una característica especial que les otorgaba una notoriedad, añadida a la música, luciendo enormes abanicos que manejaban perfectamente como fruto de cuidados ensayos, así como abultadas hombreras en la indumentaria utilizada en sus actuaciones en directo o para televisión. Formación de electro pop, creada en 1984, que, tras un alto en el camino, producido al final de los ’90, volvieron a reunirse en 2011 con idéntica filosofía artística, pero con nuevos componentes.

Homenaje.-El cuerpo sin vida de Santos Blanco ha aparecido, tal como anunció la que era la oficina de “management” de la banda, la “Agencia Tarré”. Todos reconocen la incorporación de Santos Blanco como decisiva para el triunfo cosechado en el prestigioso “Festival de Viña del Mar”, en 1992, donde recalaron como auténticos “galácticos”, que dirían los aficionados “merengues” del Real Madrid. El homenaje de sus compañeros de banda queda resumido en un epitafio merecido, elocuente y cierto: “Su rostro angelical y su cuerpo apasionado por la danza le hicieron inolvidable en este concepto”, mientras lloraban la muerte de su compañero diciendo “un ser único que dejó una huella imborrable”. Añadían con sentimiento: “El cielo se viste de gala para recibir a un ángel que danzará y brillará con luz propia”.

 

Éxitos.-“Fiesta latina”, “Niña”, “Loco vox”, “Sedúceme” o “Magia negra” fueron los últimos y más relevantes éxitos de “Locomía” que ya contaron con la participación de Santos Blanco. Debutó el grupo en la ibicenca discoteca “KU”. Comenzaron como defensores de la moda, al ser enloquecidos amantes de la misma. Unieron la puesta en escena, las coreografías y, simultáneamente, la música, lo que les otorgó esa inimitable característica, magníficamente gestionada por ellos en sus exhibiciones escénicas. Su primer disco de larga duración, “Taiyo”, que, en japonés, significa “Sol”, superó las 60.000 copias vendidas, alcanzando la distinción de “Disco de Oro” para abrirles las puertas del mercado internacional, colocándoles en el “top ten” británico gracias al “Remix de Locomía”, lo más valorado y recordado de la banda, con lo que también superaron los dos millones y medio de unidades vendidas en Latinoamérica.

 

Sin hombreras.-En 1991 fue lanzado “Loco vox”, disco con el que se despojaron de hombreras sin renunciar a su marcada originalidad. Llegaba, entonces, Santos Blanco, aportando ternura, aniñada cara y ese rubio que le faltaba a la formación. Descanse en paz un joven valorado, querido y reconocido en su género.