PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

No forma parte de los músicos que, habitualmente, traemos a esta sección de obituarios, pero sí fue un gran referente en la denominada “Movida madrileña” por su arte fotográfico, creativo y todas esas disciplinas artísticas que con tanto lujo y gloria practicó. Bárbara Allende Gil de Biedma (29-06-1957, Madrid-España/24-05-2022, en el mismo lugar de nacimiento), artista, pintora, fotógrafa, diseñadora, poeta y escritora que, en 2005, se alzó con el “Premio Nacional de Fotografía” y, en 2012, con la “Medalla de Plata de la Comunidad de Madrid”, conocida artísticamente como Ouka Leele. Con solamente 64 años, ha fallecido en un hospital madrileño a causa de un cáncer de mama. Su dinastía familiar nos ofrece coincidencias como las de ser hija de María de las Victorias Gil de Biedma y Vaillant y Gabriel Allende Maíz; hermana, también, de la fotógrafa Patricia Allende y sobrina del poeta Jaime Gil de Biedma.

El mural de Ceutí.- Respetada, querida, admirada, sencilla, cercana, amable, cariñosa y siempre conservando una sonrisa para atender a quienes, con ella, se encontraban. Trabamos una cercana amistad con la artista por las razones que ahora exponemos. Resulta que el pasado año 2005 fue designada como pregonera de las fiestas patronales de agosto, en Ceutí (Murcia), donde era muy apreciada y valorada, porque tuvo la deferencia de pintar un precioso mural en un lugar muy céntrico y visible del municipio. Su pregón estuvo colmado de agradecimientos, grandes valores artísticos, sencillez como persona y humildad como artista, un pregón, muy relacionado con su clara identificación con el pueblo de Ceutí, cuyos vecinos de la zona del mural vigilaban su obra desinteresadamente, custodiaban sus materiales e impedían que el andamiaje fuera invadido por la chiquillería en sus momentos de ausencia.

Con Concha Velasco.- La lectura del referido pregón se enmarcó dentro del acto que protagonizan, habitualmente, las representantes de la belleza femenina en ese murciano municipio, lo que son la reina y sus damas de honor en la mayoría de los lugares, pero que, en Ceutí, por una larga y compleja historia del mundillo musical del pueblo, se denominan “floristas” a las chicas que representan a la mujer ceutiense durante los festejos patronales. Y, ese acto, tuvo como presentadores a la pareja formada, para la ocasión, por la quería Concha Velasco y quien esto escribe.

La “Movida madrileña”.- Siempre que hablábamos con Ouka Leele dejaba patente su enorme vinculación a la “Movida madrileña”, su relación tan próxima con la mayoría de los músicos que protagonizaban ese movimiento, su implicación en ese tiempo que, como ella misma decía, era, sobre todo, “una actitud, un compromiso y una forma diferente de ver la vida y afrontar el futuro”.

Reconocida fotógrafa.- Cursó Bellas Artes, pero abandonó la carrera para iniciar estudios de piano, lo que simultaneaba con su asistencia al “Photocentro de Madrid” para aprender fotografía, tarea que, luego, representaría la esencial identificación profesional de su vida. Su obra quedó expuesta en numerosos países de diferentes continentes. De ella podríamos completar varias páginas, por su forma de ser, pensar y sentir tan peculiar y arraigada, pero no tenemos espacio para más.