Pedro Antonio Hurtado García

Alokesh Aparesh Lahiri (27-11-1952, CalcutaBengala Occidental-India/15-02-2022, Bombay-Maharashtra-India), productor discográfico, compositor y cantante indio, artísticamente conocido como Bappi Lahiri, quien vino a popularizar la práctica de la música sintetizada en la gran pantalla india. También interpretó numerosas creaciones suyas, aunque después de haber logrado relevantes éxitos de taquilla en películas bengalíes: “Raktelekha”, “Priya”, “Amar prem”, “Asha o bhalobasha”, “Mandira”, “Amar sangee”, “Aamar tumi”, “Badnam” y una larga colección. Especialmente popular en las décadas de los ‘80 y los ‘90 del pasado siglo XX con B.S.Os. de películas como “Dance, dance”, “Aaj ka MLA ram avtar”, “Wardat”, “Saaheb”, “Masterji”, “Disco dancer”, “Commando”, “Suraag”, “Namak halaal”, “Sharaabi”, “Naukar biwi ka, “Adhikar”, “Naya kadam”, “Bewafai”, “Maqsad”, “Insaaf main karoongaa” y una larga lista añadida.

Afición desde niño.- Hijo único de padres cantantes que gozó de la educación musical en su propia casa, incluyéndose entre sus familiares al cantante Kishore Kumar, su tío materno. Bappi Lahiri comenzó a tocar a los tres años, gracias a la iniciación precoz que le brindaron sus padres. Desde niño demostraba sus preferencias por el inolvidable Elvis Presley, inspirándose, en él, para “bendecir” algunas de sus joyas musicales. De sus bandas sonoras, son principalmente destacadas las canciones orquestadas al compás de la música disco, pero también parió grandes composiciones melodiosas.

Oportunidades en plena juventud.- Llegó a Mumbai con 19 años y obtuvo su oportunidad inicial en un cine de Bengala Occidental, encargando a Lata Mangeshkar que interpretara su composición. La primera película para la que compuso música fue “Nanha shikari” (1973). Películas, más películas y composiciones musicales muy elaboradas jalonan una carrera plagada de éxitos de este músico afincado en el cine y colmado de composiciones que ofrecen un repertorio enriquecido y valorado. Querido por su afición, destreza compositiva y facilidad para asociar la música adecuada a cada filmación, ya fuera en su amado sonido disco, melodioso o de suavidad atractiva.

Indumentaria con estilo propio.- Amén de su popularidad musical, destacaba Bappi Lahiri por su inconfundible estilo de vestir que incorporaba dorados adornos, cadenas de oro, gafas de sol, chaquetas de punto aterciopeladas y otros abalorios. Cantó en varias de sus películas asignadas, dobló a personajes, demostró una capacidad para multiplicarse asombrosa y deleitó al mundo con su inacabable creatividad. Y era tan amplia su capacidad que, en 2014, entró en política, disputó unas elecciones, pero el éxito, entonces, no le sonrió como en la música. La muerte del compositor representa otra irreparable pérdida para su asiático país, donde, dos semanas antes, se había despedido, de la misma forma, a la reconocida y muy representativa cantante Lata Mangeshkar, conocida como “la reina de la melodía”, quien falleció el pasado 6 de febrero, a sus 92 años, tras dejarnos siete décadas de música y espectáculo. La muerte de Bappi Lahiri, también conocido como “el rey de las bandas sonoras de Bollywood”, ha tenido como causa las secuelas que le dejó el coronavirus. Tenía 69 años.

Son, ahora, otros dos grandes de la música, cada uno en su género, quienes nos abandonan para siempre. Descansen en paz. Buenos días.