Adrián López

El malo de la película entra en acción, cualquier persona que ha practicado deporte ha oído hablar de este famoso ácido tan dañino para la salud, entre sus actos más crueles están la quema de los músculos, la fatiga muAdrián Lópezscular, las agujetas y seguramente la crisis económica que estamos pasando. Un tipo duro, sin duda.

Siempre he tenido interés por los malos de las películas, me han parecido interesantes y como no esta bien juzgar sin conocer,voy a profundizar sobre este compuesto orgánico.

El ácido láctico o lactato (en su forma disociada) es un metabolito que se produce en el metabolismo anaeróbico láctico (glucólisis anaeróbica). Este se crea continuamente en el metabolismo y sobre todo durante el ejercicio, pero no aumenta su concentración hasta que el índice de producción no supera al de eliminación ( 0,5 -2 mmol/l en reposo hasta 20mmol/l en máximo esfuerzo). Parece que sigue siendo malo.

Para profundizar más, tenemos que irnos hasta la respiración celular, más concretamente en el proceso de glucólisis por el cual las moléculas de glucosa se descomponen y convierten en piruvato, molécula que produce energía (4 -2=2 ATP y 2 NADH por cada molécula de glucosa), este proceso se realiza de manera anaeróbica en el citoplasma. Estas moléculas de piruvato entran en la mitocondria para seguir el proceso de respiración celular y conseguir más energía de manera aeróbica. ¿Dónde está nuestro villano? poniéndose el casco y calentando para salir al terreno de juego cuando necesitemos obtener más energía debido a la intensidad de nuestro ejercicio. Al aumentar nuestro ritmo de entrenamiento o competición a intensidades altas, necesitamos más energía y utilizamos más moléculas de glucosa que dan lugar a más piruvatos, la captación de estos ácidos piruvicos por medio de la mitocondria (proceso aeróbico de producción de energía, ciclo de Krebs) es limitada, por lo que se produce el lactato para seguir creando energía.

Este lactato creado de manera anaeróbica, tomará varias vías. La primera, salir de la célula para entrar en otros músculos cercanos y convertirse de nuevo en piruvato para ser utilizado de nuevo, otra función será viajar al hígado para convertirse de nuevo en glucógeno (glucogénesis) y al corazón, que obtendrá entre un 10% – 20% de su gasto energético del lactato. Por lo tanto, estamos ante una fuente de energía necesaria y de vital importancia en el deporte.

LLegamos al final de la película y resulta que el villano «Lactato», ese que nos quemaba los músculos, nos cansaba, nos producía dolor y nos quitó el dinero… es una gran fuente de energía y no el veneno de nuestros músculos como se llegó a apuntar en el pasado.