Mirella Sánchez García

Logopedia CDIAT AVANZA, Asociación APCOM

 ¿Qué es y en qué consiste la Accesibilidad Cognitiva?

El principal objetivo que presenta la accesibilidad cognitiva es aumentar la calidad de vida, favoreciendo la autonomía y la confianza en uno mismo, influyendo esto de manera positiva en la toma de decisiones, movilidad en el entorno y aumento de las oportunidades de relación y comunicación social en la población adulta o infantil con o sin discapacidad.

¿Qué es?

Para comprender con mayor facilidad qué es y en qué consiste la accesibilidad cognitiva debemos tener en cuenta que:

La  “accesibilidad” hace referencia a la posibilidad de acceder a algo concreto o tener facilidad para llevarlo a cabo. Siendo esta imprescindible para las personas que presentan algún tipo de discapacidad, ya que la accesibilidad les permite participar en la sociedad y manejarse con mayor autonomía.

Por otro lado, “cognitiva” se define como un adjetivo utilizado para hacer referencia al conocimiento y todo aquello relacionado con el mismo.

En definitiva, entendemos por “Accesibilidad Cognitiva» al conjunto de características que tienen las cosas, los espacios o los textos y que permite por tanto la fácil comprensión y la comunicación de las personas.

Haciendo referencia a la accesibilidad podemos destacar dos tipos, la accesibilidad física, relacionada con adaptaciones tales como aceras más bajas, ascensores, rampas… y accesibilidad sensorial, como vía de comunicación como el lenguaje de signos para personas que presentan una discapacidad auditiva o el sistema Braille para personas que prestan una discapacidad visual.

Por lo tanto, podemos definirla como el conjunto de características que deben estar presentes en nuestro entorno, con el fin de que niños y adultos, independientemente de sus capacidades y/o necesidades, puedan acceder y disfrutar de todo aquello que les rodea, teniendo como objetivo mejorar la calidad de vida facilitando el acceso a la información mediante lectura fácil (facilidad para reconocer y comprender el significado de las palabras que forman un texto), uso de pictogramas (dibujo o signo gráfico que expresa un concepto relacionado con el objeto  al que se refiere) y sistemas y/o medios de comunicaciónn alternativos.

 Importancia de la Accesibilidad Cognitiva

Comprender todo lo que está o surge a nuestro alrededor, son necesidades básicas, indispensables para poder desenvolvernos desde edades muy tempranas, siendo de vital importancia en el desarrollo cognitivo y social del niño, por lo que la accesibilidad cognitiva también debe estar presente en la Atención Temprana.

Conocer y entender los entornos que nos rodean y en los que nos desenvolvemos diariamente es esencial para tener una calidad de vida óptima. Unos ejemplos de ello puede ser la orientación en el espacio y la orientación en el tiempo, la comprensión de la información transmitida por personas, medios o lugares, entender el porqué de muchas cosas que ocurren en nuestras rutinas y vida diaria, y lo más importante, la anticipación ante una nueva situación que el niño vaya a experimentar, ya que con ella se pretende disminuir e incluso evitar situaciones de estrés, ansiedad y/o miedo generadas por situaciones o entornos desconocidos, donde los niños sin dicha ayuda presentan dificultades en su comprensión.

Reconociéndose como derecho universal de los niños y adultos, con o sin discapacidad, el poder acceder y comprender sin problema alguno los contextos, entornos o servicios que se presentan a nuestro alrededor.

Desde atención temprana se lleva a cabo un modelo de trabajo centrado no solo en el niño, sino contemplando también la familia y el entorno. Aquí el principal objetivo que presenta la accesibilidad cognitiva es centrarse en las  necesidades de las rutinas que los niños y sus familias presentan, con la finalidad de aumentar la autonomía de los niños, cuyas edades comprenden los 0 y 6 años.

Desde los CDIAT, (Centros de Desarrollo Infantil y Atención Temprana), se trabaja con las familias de niños con necesidades para dotarles de claves visuales, como pueden ser el uso de pictogramas, facilitando de esta manera las rutinas o espacios naturales por los que se mueve el niño. Este trabajo le va a permitir saber qué es lo que se espera de él, el grado de autonomía en una situación determinada y la anticipación de los hechos de las demás personas, fomentando de forma paralela la inclusión social del niño y de su propia familia.

Se considera relevante que el profesional y la familia trabajen conjuntamente, se consiga implicación y colaboración familiar y exista un clima de confianza entre ambas partes. Es la familia la que tiene la iniciativa, la que mejor conoce a su hijo y las necesidades que este presenta en el entorno que les rodea. Por lo que es el profesional el encargado de proporcionar información y las opciones de las que dispone para que la familia pueda tomar decisiones con fundamento y saber el tipo de ayuda es la que se adapta mejor a sus necesidades. Tras ello conjuntamente, profesional y familia deben establecer las estrategias que seguirán a lo largo de la intervención. Pudiendo estas ser modificadas adaptándose a las nuevas necesidades que la familia presente.

Como reflexión a este tema, destacar la gran labor aún pendiente en nuestra sociedad teniendo en cuenta el reconocimiento y puesta en marcha de procesos que mejoren la Accesibilidad Cognitiva en los centros educativos y   centros sanitarios, haciendo visible dichas necesidades y teniendo como resultado la mejora de la calidad de vida de niños y adultos. Siendo el último objetivo la Accesibilidad Universal, donde puedan beneficiarse toda la comunidad y no sólo niños o adultos que presten algún tipo de discapacidad, ya que en numerosas ocasiones a lo largo de nuestra vida, vamos a necesitar apoyos para poder comprender algo o alguien o simplemente desenvolvernos en contextos diferentes a los que nos rodean y por tanto conocemos.

Por lo que, si la Accesibilidad Cognitiva es el resultado de la interacción de la persona y su entorno, toda persona puede progresar y alcanzar una calidad de vida óptima si el entorno le ofrece los apoyos adecuados, mejorando por tanto las habilidades del niño o adulto. Debemos poner especial atención en cómo poder fomentar la autonomía, la inclusión y la participación social de las personas con discapacidad intelectual asegurándonos de que su entorno sea lo más sencillo y accesible posible tanto física como cognitivamente.