JAIME PARRA

La vecina de Bullas, Tatiana Uskova, ha abierto un taller de tapicería, restauración y de cortinas en la calle Salvador de Madariaga (Barrio Nadal). Es el único taller de este tipo que se encuentra en Bullas.

Inauguración del taller

Tatiana, rusa de nacimiento pero de nacionalidad española, lleva en nuestro país diecinueve años y en Bullas dos.

Tras diecisiete años como pintora de interiores, trabajo que alternaba con el de restauración de muebles antiguos, un vecino que se iba a jubilar, tras más de treinta y cinco años como tapicero, se ofreció a venderle una máquina de coser industrial, y así comenzó todo.

De momento, y tras la inauguración del taller al que acudió la concejal de Comercio Chari Martínez, así como amigos y vecinos de Tatiana, trabajo no le está faltando. Tatiana lo atribuye también a una entrevista realizada en La Onda de Bullas.

Hasta la fecha, lo que más le piden es trabajo de tapicería, no de restauración. “Las personas no quieren tirar nada, antes se hacían muebles de muy buena calidad”, explica Tatiana, “por ejemplo, una mujer me llevó dos sillones que se compraron hace cuarenta años, cuando se casaron. Por fuera estaban en perfecto estado, pero se necesitaba cambiar lo de dentro. Hoy en día no se podrían encontrar porque son de muy buena calidad. Como ella me decía: “a mí me encantan mis sillones”. Y la verdad es que otros cuarenta años van a servir”.

En cuanto a las cortinas, le ha echado una mano Juan Quesada y su mujer, quienes tenían una tienda de cortinas en el Camino Real. Fue él quien le explicó cómo cortar, cómo hacer la medida, el nombre de los mejores proveedores. Así Tatiana tiene en su taller tejido para cortinas de muy buena calidad, nada que ver con las que se pueden encontrar en las grandes superficies.

Tatiana anima a los vecinos de Bullas a que visiten su taller sin ningún compromiso: “tengo mucho muestrario y cualquier mueble si es posible arreglarlo lo arreglamos”: