Juan Carlos Castillo Abril/Concejal socialista en el Ayuntamiento de Caravaca

No miento si digo que me gusta siempre ayudar a los más necesitados, a los más vulnerables y a quienes, por distintas razones no tienen la misma suerte que otros […]

La vida es incierta, eso no pasa desapercibido para nadie;  y esto lo digo porque el pasado mes de abril tomé posesión como concejal del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, algo que realmente para mi es como un sueño hecho realidad. Y al hilo de esto, cómo no sé cuanto tiempo estaré como concejal, o que será de mi mañana o que nos deparará la vida; vivo esta nueva etapa  totalmente entregado, apasionado y dándolo todo, que es como a mi me gusta hacer las cosas, vivirlas con total intensidad.

Por ello, desde que tomé posesión de mi acta como concejal, he hecho lo que tenía pensado hacer; que no es otra cosa que ayudar a quien o quienes demandan de mis servicios, ayudar a quienes ven en mi una posibilidad de llevar sus quejas, ruegos, sugerencias y problemas al pleno del ayuntamiento para que estos (en la medida de lo posible) sean solucionados.

Me bastaría con que al terminar esta legislatura, la gran mayoría de los vecinos de Caravaca de la Cruz,  se sientan satisfechos con mi trabajo. El sólo hecho de conocer a gente tan maravillosa como la que estoy conociendo, de poder escucharlos y atenderlos, ya es para mi motivo de felicidad. Si además a esto le añado que transmito todas sus sugerencias al pleno y el equipo de gobierno las resuelve, entonces estaré aún más satisfecho.

Es este el motivo que me lleva a hacer los –ya famosos vídeos “A pie de calle”- y no existe ningún otro motivo, pues con ellos llego a la gente, transmito sus necesidades y reivindico y pido al equipo de gobierno las demandas de los vecinos de Caravaca de la Cruz. No debemos olvidar que somos cargos electos y estamos obligados a ser útiles a los ciudadanos.

Los ruegos que  ya he presentado al consistorio son: Limpieza de las laderas del Castillo, eliminación de las plagas de insectos en el cementerio viejo, limpieza del barrio del Castillo, arreglo de la calle Santos Olmos, arreglo de la calle Raimundo Rodríguez, arreglo de los baches en la calle Alfonso Zamora, que se pongan contenedores de reciclaje en el casco antiguo, limpieza de la ermita de la reja, y arreglo de algunos desperfectos en el parque para perros. Algunos de estos ruegos ya han sido resueltos por el equipo de gobierno y yo lo he agradecido públicamente y así lo seguiré haciendo con todas las demandas que sean resueltas.

Sólo me queda decir, para concluir este artículo, que sigo animando a todos los vecinos a que se pongan en contacto conmigo sin miramientos de colores, sin pensar en ideologías y sin complejos, pues al fin y al cabo, ¿que soy yo, que no sean ustedes?; Pues sólo un humilde ciudadano de Caravaca de la Cruz que quiere lo mejor para su pueblo y sus gentes, y que en este periodo de mi vida tengo la oportunidad de poder ayudar y así lo haré.