E. SOLER

La artista malagueña Nuria Fergó ofrecerá un concierto, que entra dentro de la programación musical de la feria de septiembre en Calasparra, en el que interpretará sus grandes éxitos.

La actuación tendrá lugar, el próximo jueves 7 de septiembre, en la Plaza Principal del “Santuario Nuestra Señora de la Esperanza” a las 23:00, durante la tradicional Romería Nocturna.

Y para hablar de este concierto tan especial, en el ciclo ‘Un río de músicas’ Traes a Calasparra tu último trabajo presentado en 2016, Bailando bajo la lluvia, ¿qué nos vamos a encontrar?

Será un concierto diferente al que suelo hacer, porque el formato es diferente, en esta ocasión es piano y voz. Un concierto muy especial porque el entorno es una verdadera maravilla. Será un repertorio variado adaptado al formato musical, no puedo cantar canciones muy moviditas como hago con la banda. No sé si el ‘Bailando bajo la lluvia’ lo haré, si lo hago será improvisado.

¿Por qué este título “Bailando bajo la lluvia·?

Me quise quedar con ese título porque me encantó, me da buen rollo. Luego surgió cambiar la letra, porque no me sentía identificada con lo que decía la letra anterior.

Y con esta te sientes más identificada

Imagínate, la he escrito yo. Es una letra que me gustó mucho.

También has protagonizado el musical familiar “Lucía, la maga” ¿Qué tal la experiencia?

Me gustó mucho, nunca había estado haciendo un musical y la verdad es que fue una gran experiencia. He visto que también puedo hacerlo es algo que me gusta mucho, fue una bonita experiencia.

¿Cómo ha evolucionado tu carrera y que queda de aquella Nuria Fergó de Operación Triunfo?

Durante estos años ha dado para muchas cosas, he publicado cinco discos, también he trabajado en el mundo de la interpretación y de la publicidad, muchas cosas y lo que queda. Esa evolución se nota, tanto en la carrera como en las tablas que vas cogiendo con el paso de los años y de los trabajos que vas realizando, incluso la voz también esta más madura. ¿Qué supuso para ti OT? Fue lo que cambió mi vida, mi trampolín o mi tren. Gracias a esa plataforma sigo dieciséis años después trabajando en lo que más me gusta en la música.

En 2013, Cambiaste a un estilo más bailable, ¿te sientes cómoda en este género?

A mi me gusta cantar lo que me pida el cuerpo sinceramente, y si tengo voz y puedo hacerlo adelante, no me gusta ponerme barreras ni obstáculos. En ese momento cambiaba de manager, era como una etapa nueva. Me aconsejaron cambiar un poco el estilo y que mi tema pudiera sonar en una discoteca, por eso hice ‘Castigo divino’.

¿Cómo has visto el cambio del mundo de las discográficas en estos dieciséis años?

Esta profesión es una montaña rusa, hay que adaptarse a lo que va viniendo y eso es lo que he estado haciendo.

Y ya por último, ¿próximos proyectos en mente?

Terminar las dos giras de conciertos, la que estoy haciendo con mi banda y luego otra que se llama ‘México lindo sinfónico’ que es de rancheras, este último lo hacemos con las bandas de música municipales y cuatro mariachis. Hacemos un repertorio totalmente de rancheras que está funcionando muy bien, y creo que no vamos a parar durante todo el invierno. También tengo proyectos de series de televisión y la grabación de un corto en Málaga.