Alicia García Marín
Portavoz del Grupo Municipal Socialista de Caravaca.

Después de dieciséis años en el ayuntamiento de Caravaca, el PP tiene toda las papeletas (es decir, carecerá de ellas en las urnas) para abandonar, por fin, su nefasto papel frente al Consistorio.

Hay en el ambiente de la calle un deseo casi unánime de que se vayan. Por no hablar de la sensación de lo que harán con pena y sin gloria, tras dejar un pueblo estancado y maltrecho, prácticamente hundido por la penosa gestión que ha sufrido.

No es el momento de profundizar, ni siquiera de seguir argumentando lo que desde los partidos de la oposición y, mas concreta e intensamente desde el PSOE, se ha denunciado, pedido, solicitado e intentado evitar en tantas situaciones y desvaríos, como dieciséis años sin hoja de ruta de sus gobernantes puedan generar. El resultado de este desgobierno DA para mucho y malo.

Por desgracia, lo que paso a enumerar suena a los lectores. Estos son los hechos. Auditorio (6 millones de euros), Glorieta (1 millón de euros), campo de fútbol (UTE Caravaca) (9 millones de euros), Roblecillo y las imputaciones (presuntos inocentes, sin duda), deuda insoportable, zona azul, verde, naranja, IBI desorbitado, casco histórico abandonado, barrio de San Francisco olvidado, Caravaca Jubilar prejubilada, UNED ninguneada, Calle de Pinilla a ninguna parte (bueno….), macro proyectos inacabados, baches, agujeros, parches, tráfico caótico, Calle Mayor perdida, Iglesia de las Carmelitas expoliada, Mancomunidad de Servicios Sociales muerta, Nueva Caravaca abandonada a su suerte, limpieza basura y cara………

No solo lo mal hecho hace daño a un pueblo y a sus habitantes, lo que se deja de hacer es una oportunidad perdida para siempre. Aquello cuya existencia es pacata, o simplemente nunca existió, ha brillado por su insignificancia o ausencia en tan largos años de PP en el ayuntamiento. No existe un plan director de tráfico, ni de turismo o patrimonio y arqueología. No hay una hoja de ruta en cultura, en políticas de empleo o medio ambientales, ni políticas para mayores o jóvenes. No existen políticas de agricultura y ganadería, ni empresariales o industriales. No hay transporte en pedanías. No existe transparencia, ni humildad.

Sin embargo, estamos ante un momento histórico. Todas las elecciones los son. El ejercicio de la democracia se materializa en la oportunidad que tienen los pueblos de expresarse a través del voto. Existe la necesidad de abrir puertas y ventanas. Existe la posibilidad de cambio. Y Caravaca lo necesita mas que nunca.

El 24 de Mayo VOTA PSOE, VOTA PEPE MORENO

¡DESPIERTA CARAVACA!