CARLOS MARTÍNEZ SOLER

Pasaban los meses y la agonía se hacía cada vez más grande, eran muchas las especulaciones en la red sobre quién moriría en el regreso de The Walking Dead, pero la espera ha merecido la pena, vaya que si lo ha hecho.

Tras visionar ayer el primer capítulo de la 7º temporada de The Walking Dead me levanto hoy un poco sorprendido, pues revisando foros, blogs, páginas especializadas en series de TV, muchos se rasgan las vestiduras ante la espiral de violencia vista ayer en pantalla. No seré yo el que les quite la razón, es verdad que hubo mucho gore, demasiado diría yo, y un uso de la violencia desmedido y que rozaba en muchos casos el sadismo, pero para mí, nada chirriaba, nada era gratuito, pues si algo me ha demostrado este relato a lo largo de sus 7 temporadas, es que cada acto tiene sus consecuencias, su razón de ser, y la sangría pertrechada ayer por Negan no es nada más que el caldo de cultivo de aquello que veremos en los próximos episodios.

Se suele decir que un héroe es tan bueno, atractivo…, como el malo al que tiene que hacer frente, pues si Rick ya de por sí era un personaje con enorme peso y fuerza, ahora tendrá que hacerle frente a su alter ego. La batalla se torna cruel, violenta y despiadada…, basta con remitirse al propio Rick para hacerse una idea: “te mataré, no será hoy, ni mañana, pero te mataré”. Ante esta amenaza, Negan no solo no se asusta, sino que por mi primera vez en la serie convierte a Rick en un panoli, un don nadie llorón y falto de recursos, alguien a merced de su enemigo.

Más allá de las muertes sonadas, sí he utilizado el plural, el capítulo de ayer fue una auténtica agonía, de esas narraciones que te dejan sin aliento, que te mantienen en vilo hasta el minuto final, y de eso no solo tiene la culpa esa violencia brutal de la que ya hemos hablado, sino también una puesta en escena soberbia, un uso de los tiempos, el ritmo y la música muy cuidados y sobre todo, unas líneas de diálogos simplemente brillantes. Todo el peso del capítulo recae sobre Negan y nunca antes había escuchado a nadie soltar una retahíla de frases tan lapidarias sin parpadear y con tanta credibilidad. Se avecinan nuevos tiempos en el universo zombie, pero por ahora esto ha sido un señor GOLPE DE EFECTO.